Las cuentas corrientes son productos financieros que les permiten a los clientes hacer un uso más práctico de su dinero, a través de una serie de instrumentos que puede manejar de acuerdo a su conveniencia. Por supuesto, todas las cuentas corrientes están identificadas para poder establecer a quien pertenecen y otra serie de datos. 


El número de cuenta corriente en Argentina 

En Argentina las cuentas corrientes (y todas en general) están identificadas con números que le permiten a las entidades y autoridades hacer una identificación de las mismas de acuerdo a su codificación. Como se puede observar el los números de cuenta hay una serie de ellos que se agrupan y se separan mediante espacios o guiones. Absolutamente todas las cuentas están identificadas con un grupo de números de 22 dígitos. 

Éste número de cuenta, también es conocido como el CBU (Clave Bancaria Uniforme) y su estructura responde a un orden y secuencia de acuerdo a lo establecido por las autoridades en la materia. El CBU también es conocido como la Clave Bancaria Única o Clave Bancaria Unificada. 

Estructura del Número de la Cuenta Corriente


Si es una de las personas que se ha preguntado por el significado de los números que conforman al CBU, ya acarará su incógnita, ya que a continuación se presenta un desglose de las estructura del CBU que como ya sabemos está formada por nada más ni menos que 22 dígitos. 

En sí el CBU agrupa en un principio:

  • 3 dígitos (grupo 1), que corresponden a la identificación de la entidad Bancaria
  • otros 4 dígitos (grupo 2) que sirven para identificar la sucursal en la que se abre la cuenta
  • luego le sigue 1 dígito que tienen como función dar seguridad al número de cuenta, ya que se denomina “dígito verificador” 

Por último el CBU contempla 13 dígitos más (grupo 3), que son propiamente el número de cuenta y por último lleva un número que es nuevamente un “dígito verificador”. 

Cada entidad bancaria tiene un código de 3 números que le identifican, por lo que al verlos en un CBU se puede saber a qué entidad bancaria corresponde, por su parte cada sucursal de cada banco tiene un número que la identifica y así se puede establecer el lugar de apertura de la cuenta. El “dígito verificador” es un número de los primeros 7. El número de cuenta por su parte lo establece cada entidad y al igual que el primer dígito verificador, el segundo es un dígito de los 13 que conforman el número de cuenta. 

Es de notar que existe un método matemático que permite verificar las cuentas bancarias, de hecho lleva por nombre “Algoritmo de validación”, el cual permite mediante el cálculo definir la veracidad del número de CBU. De la misma manera, para aquellos que no sean tan buenos en los cálculos, existen páginas que validan el número de cuenta con tan solo ingresarlo al portal, el cual de manera rápida y asertiva hace el cálculo y arroja el resultado en breve. 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!