Rankia Argentina Rankia Alemania Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Twitter: ¿Qué pasa cuando una empresa se deslista de la bolsa?

Tras la concreción de la compra por parte de Elon Musk la semana pasada, Twitter dejó de ser una empresa en régimen de oferta pública. Es decir que sus acciones ya no se comercializan más en el New York Stock Exchange y ningún inversor puede comprar parte de la empresa. Hoy vamos a ver qué pasa cuando una empresa se “deslista” y qué implica para sus accionistas.

Como bien sabemos, una empresa puede entrar en régimen de oferta pública. Esto significa que a partir de ese momento se abre a que inversores puedan comprar parte de la empresa y beneficiarse de su negocio. Esto favorece a las compañías, que usualmente lo hacen cuando necesitan de mayor capital para ampliar sus operaciones o comprar otras empresas. 
Sin embargo, para poder ser comercializadas en una bolsa, las mismas deben cumplir con ciertos requisitos que responden básicamente a la necesidad de los inversores de conocer cómo funciona la misma: 

  • publicar sus balances contables.
  • Anunciar anticipadamente noticias relevantes para el negocio y los inversionistas.
  • Que sus acciones tengan un valor de mercado mínimo determinado.

Ahora bien, una empresa puede dejar de estar listada en bolsa de dos maneras distintas: Voluntaria o involuntaria.

Cuando la empresa se “deslista” de manera involuntaria, generalmente ocurre porque no está cumpliendo con alguno de los requerimientos del exchange que la negocia y en este caso pasará a estar listada “Over-the-counter” (OTC), esto quiere decir a través de una red de corredores de bolsa y no a través de un exchange centralizado como el NYSE. Si bien seguimos siendo dueños de estas acciones, las mismas son comercializadas con mucha menor liquidez y es mucho más difícil venderlas porque, en general, dejar de estar listada en un exchange importante como el NYSE o el NASDAQ es una mala noticia, por lo que menos gente tendrá interés en esta empresa.

Por otro lado, cuando la empresa decide dejar de estar listada de forma pública de manera voluntaria generalmente lo hace en función de tener una gestión más rápida que no dependa de la mesa de accionistas, porque ha sido comprada por otra entidad (como es el caso de Twitter) o porque decide que ser comercializada publicamente ya no es una ventaja financiera. 

Cuando se da este caso, las acciones son compradas a sus accionistas a un determinado valor, como pasó con Twitter, que fueron compradas a $54.20. En este caso, a partir del 8 de noviembre se deslistarán de manera oficial las acciones de Twitter y sus accionistas tendrán la posibilidad de reclamar este valor a sus correspondientes brokers.

A partir de ese momento, Twitter dejará de ser una acción que pueda comerciarse en bolsa y sus estados contables y operaciones internas de la empresa pasarán a ser privadas, completamente ajenas al público inversor.

¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
  • Análisis fundamental
  • Bolsa
  • inversión
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!