Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

La palabra “apócrifo/a” se usa para calificar algo falso o que no es auténtico ni legítimo, y en Argentina se han venido presentando un tipo de evasión fiscal bastante peligrosa para el que la usa: las facturas apócrifas, o “truchas”. Es uno de los grandes retos que enfrenta la AFIP actualmente y se castiga con la cárcel a los infractores. En el siguiente artículo te mostramos qué son las facturas apócrifas o “truchas” y cuáles son las consecuencias de este delito.

 

¿Qué son las facturas apócrifas o "truchas"?

 

Facturas apócrifas o “truchas”: ¿Qué son?

La implementación de la factura electrónica en Argentina ha representado una gran ventaja tanto para los contribuyentes como para el Estado ya que constituye un ahorro de tiempo y recursos y un aumento en el control fiscal. Sin embargo, también se ha prestado para que los fraudulentos y evasores hagan de las suyas al crear un sistema de facturas apócrifas, o como se les conoce localmente las “truchas”.

Las facturas apócrifas no son algo nuevo en la Argentina pero con el avance de la tecnología, la cual facilita muchas de las actividades humanas, los fraudes también se modernizan y la evasión fiscal se acentúa más. Es por esto que la AFIP ha iniciado una fuerte y sostenida campaña para desarmar las redes de facturas apócrifas (“truchas”) que circulan en el mercado y que representan una gran pérdida para la nación.

Estas facturas apócrifas son comprobantes electrónicos que emulan una factura electrónica legal pero que no lo es ya que la emisión no está asociada a un sistema de fiscalización. De esta manera, el contribuyente intenta pagar menos en IVA y Ganancias. En las “truchas” se computan créditos y gastos para la empresa que en realidad no existen.

Cabe destacar que algunas de las comisiones de la AFIP encargadas de revisar el funcionamiento de las empresas no indican directamente que estas estén incurriendo en la emisión de facturas apócrifas. En algunas ocasiones sólo son para normalizar fallas en el sistema o fallas de los proveedores que registran incumplimientos ante el fisco.

 

¿Factura apócrifa o comprobante inválido? ¿Cuál es la diferencia?

Una factura electrónica es inválida, pero no “trucha”, cuando no cumple con algunos de los requisitos formales que exige la AFIP para dichos comprobantes ya sea por un descuido, falla, desconocimiento u olvido. Cuando esto ocurre, no se considera evasión fiscal ya que generalmente el contribuyente no tiene la intención de evadir los impuestos, pero es necesario corregir la falla para que las facturas cumplan con todos los requisitos:

  • Cuando el receptor sea un consumidor final deberán detallarse los siguientes datos, siempre que el importe de la operación sea igual o superior a $ 15.380.

    • Apellido y Nombres.

    • Domicilio.

    • CUIT/CUIL/CDI, en su caso, número de documento de identidad (LE, LC, DNI o, en el supuesto de extranjeros, Pasaporte o CI).

  • La identificación también se realizará cuando el importe de la operación sea igual o superior a $7.690. y no se haya efectuado por alguno de los medios de pago electrónicos autorizados.

De manera que, según lo establecido por la AFIP, se considera un comprobante no válido a cualquiera de los siguientes:

  • Los documentos no fiscales emitidos mediante controladores fiscales homologados.

  • Remitos, guías o documentos equivalentes.

  • Notas de pedidos, órdenes de trabajo, presupuestos y/o documentos de análogas características.

  • Recibos, comprobantes que respalda el pago - total o parcial - de una operación que debe ser documentada mediante la emisión de facturas.

Esta situación es muy diferente a la que se presenta cuando el contribuyente emite una factura apócrifa ya que en esta situación se disparan las sanciones de defraudación fiscal. En este caso no es un error de sistema, sino que el contribuyente conscientemente evade los impuestos a través de instauración de sistemas falsos, es decir, hubo dolo lo cual se considera imperdonable y es sancionado de acuerdo a lo establecido en la Ley de blanqueo.

Es por esto que la AFIP ha comenzado a realizar revisiones de todos los sistemas de facturación de la nación a fin de disminuir y eliminar en lo posible los focos de evasión fiscal y la emisión de facturas apócrifas o “truchas”, no sólo para recaudar más impuestos, sino para sancionar a quienes, de manera deliberada, incurren en delitos graves hacia la nación.

 

¡No caigas en fraude fiscal! Los contribuyentes que emitan facturas apócrifas para evadir impuestos serán sancionados con cárcel según la magnitud de su evasión. Si recibes una factura de tus proveedores, verifica que sea legal y que cumpla los requisitos de la AFIP para evitar sorpresas; es tu obligación como contribuyente.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar