Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

4 respuestas
Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso
Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso
#1

Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

El dólar paralelo está encontrando en las últimas semanas una gran aceptación entre el público y ello es debido al poco valor que tiene en peso argentino en los países vecinos. Los turistas argentinos son uno de los grandes perjudicados, cada vez encuentran más dificultades a la hora de encontrar negocios en el extranjero que acepten el peso argentino y ello les obliga en muchas ocasiones a aceptar un tipo de cambio muy desfavorable.

Sin ir más lejos, en Uruguay si acudimos a una casa de cambio nuestros pesos argentinos se comprarán a cambio de 2,25 uruguayos. Si decidimos pagar directamente en los establecimientos de dicho país: restaurantes, tiendas... El tipo de cambio al que deberemos hacer frente será algo superior ya que el peso argentino se intercambiaría a 2,50 pesos uruguayos.

Se necesitan un media de entre 7,50 y 7,90 pesos argentinos para realizar la compra de un dólar. En Uruguay son pocos los negocios donde se acepte un cambio superior a los 3 uruguayos, no obstante en determinadas zonas turísticas como en la la playa "La Desembocadura" en la zona de La Barra, se intercambia incluso hasta por 4 uruguayos para fomentar el consumo de productos entre los turistas argentinos.

De estas cifras, podemos llegar a la conclusión de que para aquellos que quieran adquirir dólares será más adecuado comprarlos en el mercado paralelo en vez de salir a adquirirlos al extranjero.

Esta situación también se da en Chile. Actualmente los pesos argentinos se compran por 60 chilenos cuando en el pasado agosto el tipo de cambio era casi del doble, esto supone que para comprar un dólar en Chile son necesarios 8,30 pesos. A pesar de este hecho, no son pocos los argentinos que se han decidido a viajar a Chile para comprar dólares, a sabiendas de que con esta operación están obteniendo pérdidas.

En Brasil el tipo de cambio es mucho más favorable a la moneda brasileña. Si hasta ahora muchos hoteles y casas de turismo permitían pagar directamente en pesos, ahora exigen que se cambie antes el peso a real brasileño por la constante devaluación que está sufriendo nuestra moneda.

#2

Re: Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

¿En qué otros países latinos aparte de Argentina y Chile ocurre lo mismo?

#3

Re: Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

La devaluación de la moneda en Argentina evita el desempleo, evita que los argentinos se vuelvan caros en el mercado laboral internacional. Es que a las empresas lo que les interesa es cuántos dólares se paga por cada trabajador argentino y si son más caros que en otro país, la empresa se largará al otro país.

Argentina sabe bien lo que es el desempleo, y en el mundo en que vivimos ese es el precio del empleo. Cosa distinta sería si ninguna empresa extranjera contratara a los argentinos y todo el empleo fuera autóctono y no hubiese comercio exterior.

Y si hablamos de países que están peor que Argentina: India.

India es un país hostil a la inversión extranjera (tras independizarse de Inglaterra no querían depender de nadie). Según Jim Rogers, es el país más burocrático del planeta. Además en India el 62% ha incurrido en su vida en algún esquema de soborno, y no le llaman soborno, sino contrato.

Tener un dólar más caro en el mercado paralelo ayuda a que en caso de caer el dólar, Argentina no se vea tan afectada.

#4

Re: Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

Por tanto, ¿la evolución positiva tasa de desempleo Argentina se ha visto favorecida por la devaluación de la moneda?
Creo haber entendido así lo que comentaste: la devaluación del peso ha hecho que los argentino se vean más atractivos para ser contratados en el mercado internacional.

#5

Cambiar pesos: cada vez más complicado y costoso

La razón por la cual muchas empresas se fueron a China fue un asunto de costos traducidos a dólares. Si la moneda de un país se devalúa, operar en ese país cuesta menos dólares. Eso sí, todo lo importado sube de precio, empujando inflación.

Como la FED imprime dólares más rápido de lo que crece la economía mundial, eso empujaría una inflación mundial, que es en parte contenida al mantener atractivos los mercados financieros para que los poseedores de dinero no se pasen a commodities, sino que mantengan el dinero en el casino de apuestas financiero. Sin embargo, al imprimir dinero, el dólar pierde valor, por lo cual mantener una política de inflación cero y devaluación cero implicaría encarecer los costos en dólares, de modo que luego en lugar de inflación, lo que habrá es desempleo y recesión, cuando los empleos se vayan porque el país es muy caro.

El dilema inflación vs desempleo viene dado por la curva de Phillips, algo que Milton Friedman creyó que no se cumplía, pero estudios posteriores por parte de neokeinesianos apuntan a que sí se cumple, pero los efectos son acumulativos, de modo que no siempre hay una correlación entre los elementos que se incluyen en la curva de Phillips.

Claro, el truco de la buena gobernanza es que lo que haya que hacer se haga gradual, y no a punta de bandazos, porque los bandazos lastiman mucho a la mayoría de participantes de la economía. La gradualidad ayuda a los participantes a adaptarse a la nueva situación.

Los bandazos de inflación destruyen el poder adquisitivo, y los bandazos de deflación destruyen el empleo. La hiperinflación Argentina de 1989 y el desempleo de los tiempos de Menem y De La Rúa son un claro ejemplo.

He aqui un post que te ayudará a comprender las finanzas de un país.
https://www.rankia.com.ar/blog/comstar/545959-entendiendo-economia-pais-forma-simple

Menem redujo el gasto público con recortes, lo cual genera un efecto en el exceso de demanda del mercado de bienes. Encima, vendió todo el patrimonio estatal, lo cual creó déficit y deuda, y exceso de demanda en los mercados de crédito. Se supone que los excesos de demanda ocupan estar en cero para que haya equilibrio, pero esa administración generó dos desequilibrios. Lo irónico es que ese modelo de finanzas de un país es el que se maneja en el FMI, lo cual significa que lo que hicieron a los argentinos, se hizo con toda la intención.