Acceder

Trader: Definición y funciones

En el mundo financiero, el trader juega un rol fundamental. Este artículo detalla qué es un trader, las diferencias con un broker, los diversos tipos de traders y cómo podés convertirte en uno en Argentina. Acompañanos a descubrir las competencias necesarias para destacarse en el
Este artículo explora en profundidad qué es un trader, cómo se diferencia de un broker, los diversos tipos de traders y cómo podés convertirte en uno en Argentina. Acompañame en este recorrido para comprender mejor el  universo del trading y las competencias necesarias para destacarte en él. 

¿Qué es un trader?


Un trader, también conocido como operador bursátil, es un individuo o entidad que realiza operaciones bursátiles, es decir, compra y vende instrumentos financieros como acciones, bonos, materias primas y derivados en los mercados financieros. En esencia, su labor es similar a la de un comerciante en un mercado de productos físicos, pero su mercancía son los valores financieros. El objetivo principal de un trader es comprar a un precio y vender a un precio superior, o viceversa, para beneficiarse de la diferencia. Esta operativa puede ser a corto plazo, como el day trading, donde las posiciones se mantienen durante un día o menos, o a largo plazo, donde las posiciones se mantienen durante semanas, meses o incluso años.

El trabajo del trader está lejos de ser sencillo. Exige un alto grado de conocimiento y habilidad. Debe entender los mercados financieros, los factores macroeconómicos que los mueven, la psicología de otros traders, y debe tener un control estricto de sus emociones. Además, debe ser capaz de tomar decisiones rápidas y acertadas bajo presión, ya que los mercados financieros son extremadamente volátiles y los precios pueden cambiar en cuestión de segundos.

Además, cada trader tiene su estilo y estrategias de inversión, que dependen de su tolerancia al riesgo, sus objetivos de inversión, su tiempo disponible y su conocimiento de los mercados. Algunos prefieren operar en mercados altamente líquidos y volátiles, como el mercado de divisas o Forex, donde pueden aprovechar las fluctuaciones de precios a lo largo del día. Otros pueden optar por mercados menos volátiles y más predecibles, como el mercado de bonos.

¿Cuáles son las funciones de un trader?
¿Cuáles son las funciones de un trader?


La democratización del trading


Una curiosidad interesante es que, a pesar de que el término "trader" puede hacer pensar en alguien con traje y corbata, sentado frente a varios monitores en un rascacielos de Wall Street, la realidad es que hoy en día, gracias a internet, cualquiera con una conexión a la red puede ser trader desde su casa o desde cualquier lugar del mundo. Esto ha democratizado el acceso a los mercados financieros y ha permitido que personas de todas las edades y condiciones se adentren en el mundo del trading.

Sin embargo, ser trader no es para todos. Exige dedicación, estudio, disciplina, un control emocional firme y, sobre todo, estar dispuesto a asumir riesgos. Y aún con todo esto, las pérdidas son una parte inevitable del trading. Como dicen en el mundillo, si no podés soportar perder, no podrás aprender a ganar. Sin embargo, para aquellos que logran dominar el arte del trading, puede ser una actividad emocionante y lucrativa.

¿En qué se diferencia de un broker?


Entender la diferencia entre un trader y un broker es fundamental para tener claro cómo funciona el universo de las finanzas y las inversiones.

La diferencia clave entre un trader y un broker radica en su papel en el mercado financiero y en su objetivo. Mientras que el trader busca obtener un beneficio mediante la compra y venta de instrumentos financieros, el broker facilita estas operaciones a cambio de una comisión, sin buscar directamente un beneficio del movimiento de los precios en el mercado.

Tipos de traders


Los traders pueden ser clasificados de diversas maneras según el marco temporal en el que operan, el instrumento financiero que negocian, y la estrategia que utilizan.

Day Trader

El 'Day Trader' compra y vende instrumentos financieros en el mismo día. Es decir, cierra todas sus posiciones antes del final de la jornada de negociación para evitar los riesgos de los movimientos de precio durante la noche. Un 'Day Trader' debe estar muy atento a los movimientos de los mercados y puede realizar muchas operaciones en un solo día. Esta forma de trading requiere dedicación, tiempo y conocimientos sólidos de análisis técnico.

Swing Trader

En contraposición, el 'Swing Trader' mantiene sus posiciones abiertas durante varios días o incluso semanas, buscando beneficiarse de los movimientos de precios a medio plazo. Los 'Swing Traders' basan sus decisiones en el análisis técnico, pero también pueden tener en cuenta el análisis fundamental. No necesitan estar tan pendientes del mercado como los 'Day Traders', pero deben tener una buena gestión del riesgo para protegerse de posibles movimientos adversos del mercado.

Position Trader

Finalmente, el 'Position Trader' mantiene sus posiciones abiertas durante un largo periodo de tiempo, que puede ir desde meses hasta años. Este tipo de trader se basa principalmente en el análisis fundamental, y busca beneficiarse de las tendencias a largo plazo del mercado. Los 'Position Traders' deben tener una gran capacidad para mantener la calma durante las fluctuaciones del mercado y una visión a largo plazo.

¿Qué es un trader profesional?


Un trader profesional es alguien que se dedica a la compraventa de activos financieros, como acciones, divisas, futuros o opciones, de manera habitual y por cuenta propia, aunque también puede hacerlo para una entidad financiera o una empresa de inversión.

Lo que distingue a un trader profesional de uno amateur o particular no es solo el volumen de operaciones que realiza, sino también la manera en la que enfrenta y maneja su actividad. Un trader profesional cuenta con una formación sólida y especializada en el mundo financiero y, por lo general, tiene años de experiencia en el sector. Conoce a fondo el funcionamiento de los mercados y los productos que opera, está familiarizado con las herramientas de análisis y tiene una estrategia de trading claramente definida.

Otra característica esencial de los traders profesionales es la gestión del riesgo. Son conscientes de que no todas las operaciones resultarán en ganancias y por ello aplican medidas para limitar las pérdidas, como el uso de órdenes de stop loss. Además, no invierten dinero que no pueden permitirse perder.

La disciplina y la paciencia son otras cualidades importantes. Los traders profesionales entienden que el trading no es una forma rápida de hacerse rico, sino una actividad que requiere dedicación, esfuerzo y tiempo. Evitan tomar decisiones impulsivas basadas en emociones, como la euforia o el miedo, y se mantienen fieles a su plan de trading, incluso en momentos de incertidumbre.

Finalmente, los traders profesionales mantienen un registro de todas sus operaciones, un diario de trading, que les permite revisar sus aciertos y errores, aprender de ellos y mejorar su estrategia a lo largo del tiempo.

Cabe señalar que para ser considerado trader profesional en el marco normativo, se deben cumplir ciertos requisitos establecidos por los reguladores financieros. Estos pueden incluir tener un volumen elevado de operaciones, poseer un portfolio de inversión de un tamaño significativo o acreditar experiencia laboral en el sector financiero.

¿Cómo se puede ser trader? ¿Qué estudia un trader?


Convertirse en trader es una carrera de fondo que requiere compromiso, preparación y, por supuesto, un buen manejo de los nervios. ¿Qué estudiar para ser un buen trader? El primer paso es tener una sólida formación financiera. Este es un campo en el que abundan los términos técnicos y se requiere un amplio conocimiento de cómo funcionan los mercados financieros. Muchos traders tienen títulos en Finanzas, Economía, Matemáticas o campos relacionados, aunque no es obligatorio tener estudios universitarios para entrar en este mundo.

Además, existen diversos cursos, tanto presenciales como online, que ofrecen formación específica en trading. Estos pueden ser una buena opción para aquellas personas que deseen adquirir habilidades más prácticas y específicas, como el análisis técnico, que es el estudio de los patrones de precios para predecir futuros movimientos del mercado, o el análisis fundamental, que implica el estudio de los factores económicos y noticias que pueden afectar a los precios de los instrumentos financieros.

Por otro lado, es imprescindible tener habilidades de gestión del riesgo y control emocional. Los mercados financieros son impredecibles y pueden cambiar rápidamente, lo que puede resultar estresante. Un buen trader sabe cómo manejar sus emociones y no deja que el miedo o la avaricia tomen el control de sus decisiones.

Asimismo, es crucial desarrollar y seguir una estrategia de trading, un plan que establezca cuándo y cómo se van a abrir y cerrar las posiciones en el mercado. Esta estrategia debe ajustarse al perfil de riesgo y a los objetivos financieros del trader.

Finalmente, la práctica y la experiencia son fundamentales. Muchos traders comienzan su carrera operando en una cuenta demo, que les permite practicar sus habilidades y probar sus estrategias con dinero virtual antes de arriesgar su propio capital.

Así, convertirse en trader requiere una combinación de formación, habilidades prácticas, control emocional y experiencia. No es un camino fácil, pero para aquellos que están dispuestos a dedicar tiempo y esfuerzo, puede ser una carrera gratificante y muy lucrativa. 

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo de $200 y app sencilla

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
XTB

Sin depósito mínimo. Academia de trading gratuita.

Ver más
Pepperstone

Depósito mínimo de $200 y spreads competitivos

Ver más
  • Bolsa
  • inversión
  • Trading
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!