Marco Porcio Catón

Rankiano desde hace casi 6 años
Publicaciones
Recomendaciones
5
Seguidores
419
Posición en Rankia
384
Posición último año
Resumen
Respuestas 2226
Comentarios 285
Recomendados 948
Guardados 2
Temas 167
13/07/19 11:51
Ha comentado en el artículo Frente a los abusos del funcionario, no te acobardes
Un buen señor se presenta en un oficina publica con un escrito y la correspondiente copia para que se la devuelvan sellada. Pretende comunicar a esa oficina determinado hecho que, caso de no hacerlo, le podría ocasionar un importante perjuicio. Dos empleados diferentes en dos días distintos, se niegan a recogerlo. Uno porque no le sale de los... y el otro alegando orden superior. Bien, el buen señor ya está jodido porque o bien utiliza la oficina de Correos, tela, y paga el certificado o bien se desplaza a otra localidad y paga el desplazamiento y la absurda pérdida de tiempo. Se podría presentar una queja que, quizá, sirviera para ocasiones posteriores, pero el daño actual ya está hecho. Me imagino que los empleados dirían que el buen señor está chiflado y que se lo ha inventado, por lo que ante la ausencia de prueba algona, esos dos miserables se habrán pasado las más elementales normas del procedimiento administrativo por el forro y les habrá salido gratis. Mi duda es que si sería posible llamar a la Policía Local o Guardia Civil para que hicieran constar la veracidad de los hechos e identifiquen e esos dos tarados, para poder probar de forma fehaciente lo denunciado o el buen señor perderá su tiempo y le responderán que están muy ocupados y no pueden encargarse de esas minucias. Se agradece que alguen sugiera otro medio de prueba alternativo que no sea llamar a un notario. Para más inri, consultada la web de nuestro querido gobierno, resulta que el lugar al que se dirigío el buen señor, figura identificado como oficina pública de registro.
ir al comentario
13/05/19 13:09
Ha respondido al tema Sueldo y baja por IT
Podrías subir una foto de la resolución de la Agencia Tributaria que estima las alegaciones, omitiendo datos personales o al menos poner un resumen de los argumentos jurídicos por los que la Agencia Tributaria estima las alegaciones. Intento echar un cable a un amigo que no anda precisamente sobrado de dinero y no me gustaría pillarme los dedos.
Ir a respuesta
13/03/19 16:49
Ha comentado en el artículo La pesadilla de una subasta sin anotación de embargo
En inmatriculaciones tengo claro que así es al menos en diferencias de cabida entre la escritura y la certificación catastral. Me tocó hacer un apaño hace algunos años con una vivienda rural. En cuanto a distintos titulares supongo que será parecido. En inscripciones posteriores en el Registro no lo se y es el motivo por el que pregunto. Supongo que si no sale la intentona en el Catastro tendré que pasar por el Registro de la Propiedad a preguntar como se las gastan.
ir al comentario
13/03/19 13:46
Ha comentado en el artículo La pesadilla de una subasta sin anotación de embargo
Pues allá que voy. Intentaré no enrollarme demasiado. Manuela y Fernando son hermanos y propietarios al 50 por cien de una finca rústica que adquirieron por herencia. Manuela y Fernando fallecen. Luis, hijo de Manuela, acepta la herencia mediante escritura pública, se autoadjudica la finca rústica por el 100 por 100 y la inscribe en el Registro de la Propiedad. Primera inscripción. Se supone que por error. De hecho la finca lleva décadas arrendada y siempre se repartió el alquiler de forma adecuada. Cuando fallece Luis su hijo se encuentra con el pastel y decide que patadón y palante. Segunda inscripción en el Registro de la Propiedad por el 100 por 100. Se considera que los tres hijos de Fernando son propietarios del otro 50 por 100, pues su madre falleció también hace ya unos cuantos años. En la liquidación de la herencia de los tres hijos de Fernando no consta ninguna referencia a esa finca, pero en el Catastro figura su madre, esposa fallecida de Fernando, como propietaria del 50 por ciento. Los tres hermanos conocen la situación, pues el hijo de Luis lo ha puesto en su conocimiento hace unos cuantos años. Hace un par de años alguien hizo una oferta de compra por 1.000 € y amablemente se le dijo que se fuera a hacer puñetas. Recientemente ha fallecido el arrendatario y un colindante ha ofrecido 3.000 €. No es gran cosa, pero la finca tampoco y el mundo rural está como está. Todos los implicados están de acuerdo en vender, quitarse el marrón de encima y hacer un viaje a Benidorm o lo que sea. Se considera que lo más adecuado es que los tres hermanos comuniquen al Catastro por escrito que no tienen ninguna participación en la propiedad de esa finca y que se corrija el error, adjudicando el 100 por 100 al hijo de Luis. El hijo de Luis vende y reparte, y fin de la historia. No se si estoy en lo cierto, pero según tengo entendido, actualmente si no hay coincidencia de datos entre Catastro y Registro, el Sr. Registrador puede decidir que no inscribe la finca a nombre del comprador y no se pretende ocasionarle un problema. Se ha planteado la situación en la notaría del lugar y esa es la solución que propone el empleado de la notaría. Se ha sugerido al empleado la posibilidad de comentarlo con el notario, pero hace de barrera y no deja pasar. No se si por iniciativa propia o por indicaciones del jefe. De hecho no se tiene especial confianza en esa notaría teniendo en cuenta anteriores experiencias poco satisfactorias. Se supone que es el comprador el que elige la notaría y puede que no tenga interés en acudir a otra. Pero hay un problema añadido: Uno de los tres hermanos está incapacitado judicialmente y el tutor es uno de los hermanos. Me temo, pendiente de confirmar, que el tutor no puede renunciar a posibles derechos de su hermano incapacitado, ni tampoco vender, sin autorización judicial. Y si hay que meterse en líos judiciales y demoras para tan poca cosa, igual no compensa y mejor dejarlo todo como está. ¿Alguna ocurrencia para salir airosamente del lío?
ir al comentario
12/03/19 17:29
Ha comentado en el artículo La pesadilla de una subasta sin anotación de embargo
Tengo una duda, para mí importante, sobre la posible venta de una finca rústica. El precio son cuatro perras. Si puedo venderla me quito un marroncete de encima y a otra cosa. Y si no puedo, pues que se quede ahí para los restos. Como no quiero entrar a formar parte del club de los gorrones, si al jefe le parece bien lo publico y si no le parece pues hasta aquí he llegado y a seguir leyendo por si se me pega algo bueno. Saludos.
ir al comentario