Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Información de cuentas

cuentas
13
suscriptores
Cuentas

Noticias sobre cuentas

¿Qué es la cuenta sueldo de la Seguridad Social?

La cuenta sueldo de la seguridad social es una opción financiera para aquellos que gozan de jubilaciones, básicamente consiste una caja de ahorro destinada para Jubilados, pensionados y titulares de Pensiones No Contributivas (PNC) y asignaciones que...

Blogs de cuentas

Preguntas frecuentes sobre cuentas


Una cuenta bancaria es un contrato financiero entre el cliente y el banco en el cual el cliente deposita su dinero y el banco se compromete a guardarlo.


Con una cuenta bancaria podemos hacer una gran cantidad de operaciones, como por ejemplo:

  • Domiciliación de la nómina, pensión o ingresos
  • Realizar y recibir transferencias
  • Pagos de recibos
  • Ingresos de efectivo
  • Pagos en establecimientos con la tarjeta
  • Compras por internet
  • Retirada de efectivo
  • Contratación de otros productos

Podemos encontrar distintos tipos de cuentas, pero las más conocidas son las cuentas corrientes, cuentas nómina y cuentas de ahorro:

Cuenta corriente

Es el tipo de cuenta más básico, pero con el que podemos realizar cualquier operación del día a día, como recibir ingresos, sacar dinero, realizar pagos frecuentes con la tarjeta, domiciliar recibos, etc.

Cuenta nómina

Es un tipo de cuenta corriente en la que pueden realizar los movimientos anteriormente definidos y además incluye la domiciliación de la nómina. Aumenta la vinculación con la entidad bancaria pero a cambio puedes conseguir mayores ventajas. Abrirte una cuenta nómina suele ser un requisito indispensable a la hora de solicitar financiación o pedir una hipoteca.

Cuenta de ahorro o remunerada

Están más enfocadas a generar intereses, por lo que no nos interesa realizar tantos movimientos como podríamos hacer en la cuenta corriente.


En una cuenta bancaria, podemos encontrar distintos tipos de comisiones:

Comisión por administración y mantenimiento

Este tipo de comisiones son las más habituales, pero también son las más sencillas de negociar con nuestro banco. Suelen aplicarse en las cuentas donde no hay ningún ingreso periódico y tiene saldos bajos. La media de las comisiones por administración y mantenimiento se sitúa entre 26 y 45€.

Cada día es más usual encontrar bancos, en su gran mayoría online, cuyas cuentas bancarias están exentas de este tipo de comisiones.

Comisión por ingreso de cheques

Una operación tan sencilla como ir a una sucursal bancaria y solicitar el ingreso de un cheque también puede llevar detrás el cobro de una comisión. El Banco de España dice que si no es tu entidad bancaria quien ha emitido el cheque, el banco podrá cobrártela por ingresar el cheque en tu cuenta, pero si se trata de la misma entidad no tiene por qué hacerlo.

Comisión por transferencias

Normalmente si tenemos los ingresos o los recibos domiciliados o algún producto vinculado, tendremos las transferencias nacionales gratuitas. Aunque, como ocurre en las comisiones de mantenimiento y por administración, también hay algunos bancos que, sin tener la nómina ni los recibos domiciliados las ofrece.

Comisión por descubierto y por reclamación de posiciones deudoras

Cuando nuestra cuenta se queda con saldo negativo, por el motivo que sea, normalmente porque ha llegado un recibo y no lo teníamos previsto, el banco nos cobrará las comisiones por descubierto.

Las comisiones por descubierto tienen dos partes:

  • La parte fija es la que cobrará el banco simplemente por notificarnos que tenemos saldo negativo en la cuenta.
  • La parte variable será el porcentaje que se aplicará sobre la cantidad que ha quedado en descubierto.

Comisión por sacar o ingresar dinero

Se trata de la comisión que puede cobrarte tu banco al sacar dinero de un cajero automático en una entidad distinta.

Comisiones por cambio de divisas

Esta comisión puede tener diferentes matices: la comisión por el cambio de billetes y monedas a otra divisa o la comisión por cambio de divisas cuando pagamos o sacamos dinero en un país con una moneda distinta del euro.

Los bancos establecen diferentes comisiones. La comisión por el cambio de divisas al pagar o sacar dinero ronda el 4,5% en la mayoría de los bancos. Aunque también hay otros que no cobran por sacar dinero en el extranjero ni por el cambio de divisa o aplican un cambio mucho menor.


A la hora de elegir una buena cuenta bancaria que se ajuste realmente a lo que estás buscando, es importante fijarse en algunos aspectos:

Analiza tu situación y tu perfil

No todos somos iguales. De la misma forma, las características de cada cuenta bancaria pueden ser más aptas para unos perfiles que para otros. Las mayores diferencias vienen por la situación laboral o personal en la que nos encontremos.

Ten en cuenta el uso que le vas a dar a la cuenta

Reflexionar sobre las necesidades de cada uno y la utilización de la cuenta nos evitará gastos innecesarios por comisiones o limitaciones de movimientos de nuestro capital.

  • Domiciliar la nómina
  • Domiciliar recibos: si la cuenta incluye bonificaciones por su domiciliación, mejor.
  • Ingresar cheques y pagarés o realizar transferencias frecuentemente.
  • Realizar movimientos con la tarjeta: generalmente, las cuentas bancarias llevan asociadas tarjetas de débito o crédito de forma completamente gratuita, con las que poder realizar compras, extraer dinero en cajeros etc.

Promociones por alta nueva

Los bancos ofrecen condiciones ventajosas por pasarte a su entidad, como pueden ser las cuentas de bienvenida, las cuales ofrecen una rentabilidad por encima de la media durante 3/6 meses y después se reduce la remuneración o se transfiere el capital a una cuenta corriente.

Otra posibilidad son los descuentos en gasolineras, ya que son muy comunes los acuerdos de colaboración entre entidades bancarias y compañías energéticas con el objetivo de congregar clientes.

Vigila las comisiones

Este es el requisito que más valoran los clientes a la hora de contratar una cuenta bancaria.

Hay comisiones de todo tipo, como por ejemplo las comisiones de mantenimiento, por administración, por transferencias, por emisión y renovación de tarjetas.

Física u online

Los bancos online suelen ofrecer mejores condiciones en sus cuentas para atraer a aquellos clientes que todavía tienen desconfianza a estos bancos. Pero, por otro lado, los bancos físicos permiten contratar los productos de forma presencial y realizar las gestiones en las oficinas.


Las cuentas corrientes y cuentas nóminas son los productos más básicos, pero que nos permiten hacer todas las operaciones bancarias que necesitamos: transferencias, pagos con la tarjeta, domiciliación de recibos, sacar dinero en cajeros.

Ambos tipos de cuentas tienen las mismas funcionalidades pero con una pequeña diferencia. En las cuentas nómina será obligatorio domiciliar la nómina y, a cambio, obtendremos mejores condiciones (regalos, remuneración o devolución de un % de los recibos) que con las cuentas corrientes, en las que no es obligado domiciliar nada.