Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

Te explicamos qué es la balanza comercial de un país y para qué sirve.

A la hora de abordar la definición y descripción de lo que es la balanza comercial se ha de tener en cuenta su diferenciación con la balanza de pagos. Esta última engloba a la primera y además incluye otros elementos.

Imagen balanza de pagos

La balanza comercial, un dato fundamental

La balanza comercial recoge la diferencia entre el conjunto de exportaciones e importaciones de un país durante un periodo de tiempo determinado

El saldo que arroja esta operación puede ser positivo o negativo, definiéndose en el primer caso el resultado como superávit y en el segundo como déficit comercial.

El plazo que se tiene en cuenta para su estudio y su estimación es, generalmente, el de un ejercicio económico anual, de enero a diciembre. Aunque se pueden contemplar plazos diferentes, en realidad su valor estadístico radica en mostrar el avance o retroceso de un año con respecto al anterior. 

La importancia de las exportaciones e importaciones como dato económico

El nivel de las exportaciones es uno de los factores que mejor muestra el desarrollo económico de un país en términos macroeconómicos. Estas no solo inciden en los ingresos y beneficios que el país percibe por las ventas: esos bienes que se exportan responden al buen funcionamiento, desarrollo y orientación de un tejido industrial y productivo de bienes y servicios, capaz de generar excedentes susceptibles de ser valorados por su calidad en los mercados exteriores, y demandados por consumidores de otros países.

Así, este dato refleja en términos generales la marcha de una economía, el éxito o ineficacia de las medidas correctoras tomadas para potenciarla y orientar la producción.

Por otro lado, la integración en las organizaciones supranacionales obliga a un equilibrio de las economías, provocando, sobre todo al principio, importantes cambios en las exportaciones e importaciones que afectan al modelo productivo de los diferentes países. Así sucedió, por ejemplo, cuando España se incorporó a la UE: esto obligó a la reducción de las cuotas de exportación de lácteos y provocó una reconversión de las explotaciones ganaderas lecheras, como podemos leer en este artículo de la hemeroteca de El País.

La balanza comercial en la macroeconomía española actual

Según el informe España en cifras 2019 elaborado por el INE, el déficit general de la balanza comercial en España se incrementó en 2018 en un 36,8 % respecto al registrado en 2017. Por otro lado, dentro de mercado de la UE, el superávit presenta una evolución creciente que se mantiene linealmente desde el año 2011.

Los resultados arrojados por la balanza comercial no tienen por sí mismos un valor cuando se analizan en términos absolutos. Aun así, reflejan, en su evolución a medio y largo plazo, el nivel de acierto de la política exterior del país, y de las medidas correctoras o impulsoras de la economía para orientar la producción interna de bienes y servicios hacia una demanda externa.

 

  1. #1
    Isner18
    Buen artículo, me gustaría preguntarte una duda, el hecho de tener una balanza comercial negativa no tiene per sé representar algo perjudicial para el país no? Por ejemplo supongamos que un país está formado por una empresa y ésta compra 100€ al exterior. Esta no lo revende y lo consume internamente (dentro de ese país) ingresando 300€. Según esto, la balanza comercial sería -100€ pero la generación de valor sería de +200€ no? Es decir un aumento interno del consumo privado puede reequilibrar esa balanza comercial deficitaria no?
3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...