¿Por qué el dólar se ha debilitado en el 2020?

¿Por qué el dólar se ha debilitado en el 2020?

Por primera vez, desde hace al menos dos años y medio, el dólar ha mostrado una debilidad considerable durante 2020. Esta es la conclusión a la que llegamos al observar el siguiente gráfico, donde vemos representado el “US dollar index”, que nos muestra cómo el dólar ha vuelto a los niveles de 2018.

El US Dollar index se usa a menudo para mostrar el valor del dólar frente a otras monedas. Representa el valor del dólar frente a una cesta de seis monedas con los siguientes pesos.

Dollar index

Como puede observarse en las ponderaciones anteriores, el valor del euro frente al dólar representa el componente principal del índice. En marzo de 2020 el tipo de cambio €/$ alcanzó su mínimo llegando cerca del 1,0650 cuando la huida hacia la calidad provocada por el pánico de la crisis de la COVID-19 llevó al dólar a máximos.

Desde entonces, el euro ha comenzado a apreciarse y el dólar ha perdido terreno hasta un máximo de 1,1970 hace unos días, lo que representa un repunte del 12,5% desde el mínimo del Euro.

Si consideramos este último movimiento desde una perspectiva a más largo plazo, este movimiento es relativamente pequeño, ya que venimos de años en los que el dólar se ha apreciado considerablemente frente al euro, llevando el tipo de cambio €/$ desde un máximo de alrededor de 1,60 en 2008 hasta cerca del 1. Pero aun así, un movimiento del 12,5% en unas pocas semanas es considerable para las carteras con exposición a divisas. Vale la pena señalar que, con esta apreciación, el euro ahora desafía técnicamente la tendencia bajista a largo plazo frente al dólar. Una ruptura por encima de 1,20 abriría nuevos escenarios a medio-largo plazo.

¿Cuáles son las razones de la debilidad del dólar?

Pero intentemos investigar cuáles son las razones de esta repentina debilidad del dólar. La principal causa del debilitamiento del dólar en 2020 ha sido la reducción del diferencial de tipos de interés entre Estados Unidos y otros países desarrollados.

De hecho, durante los últimos años el rendimiento ofrecido por los bonos del gobierno de EE. UU. fue en general significativamente mayor que el rendimiento ofrecido por los bonos del gobierno de otros países desarrollados. El dólar tenía tanto el estatus de moneda de paraíso seguro como también ofrecía un rendimiento más alto en comparación con otras monedas de países desarrollados.

Esto provocó que capitales de todo el mundo se movieran hacia el dólar en busca de una mayor remuneración frente a la que podrían haber obtenido en los activos nacionales. Además, al mismo tiempo, esto no implicó asumir un riesgo de mercado adicional (como sería por ejemplo buscar una rentabilidad adicional en los bonos de mercados emergentes de alto rendimiento), ya que el dólar también tendió a apreciarse en situaciones de debilidad del mercado.

El hecho de que las tasas de interés estadounidenses se mantuvieran altas se debió principalmente a la circunstancia de que Estados Unidos salió de la gran crisis financiera en una mejor forma económica que muchos otros países desarrollados.

Sin embargo, cuando golpeó la crisis del coronavirus, la Reserva Federal fue muy agresiva al bajar las tasas de interés oficiales tratando de sostener con dinero barato una economía destruida por el confinamiento.

No solo la Reserva Federal bajó los tipos, sino que también se comprometió a mantenerlas bajas durante mucho tiempo. Por lo tanto, la parte principal de la ventaja en términos de rendimiento que proporciona la inversión en dólares se ha evaporado en los últimos meses.

El gráfico siguiente muestra el rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 2 años en comparación con el de los bonos alemanes a 2 años. La parte inferior del gráfico muestra el diferencial, es decir, la diferencia entre las tasas estadounidenses y las alemanas. Como puede verse, la brecha de rendimiento se ha cerrado significativamente este año debido a la caída de los tipos estadounidenses. (Véase en el gráfico como se cierra la brecha entre la línea azul y roja en la parte de arriba o la bajada de la línea verde en la parte inferior).

Durante este verano de 2020 también ha parecido que Europa estaba conteniendo la crisis sanitaria mucho mejor que Estados Unidos, donde el número de casos se estaba disparando. Esta tendencia (que aparentemente podría estar comenzando a revertirse durante los últimos días) también ha contribuido a elevar la cotización del euro frente al dólar.

Estados Unidos ha respondido a la crisis del coronavirus con enormes planes de estímulo financiados con deuda que han provocado un aumento de la deuda pública a una velocidad sin precedentes. Solo durante el último año, la deuda de Estados Unidos ha crecido en alrededor de 5000 millardos de $, lo que lleva la deuda total a una cifra astronómica de 26.500 millardos de dólares.

Esto ha generado preocupación entre los inversores globales sobre la sostenibilidad de la situación fiscal de Estados Unidos y sobre una posible depreciación adicional del dólar.

Hay que señalar que, a pesar del aumento masivo de la deuda total y la reducción de la rentabilidad ofrecida sobre la nueva deuda ofrecida, todavía existe una gran demanda de bonos emitidos por el Tesoro de Estados Unidos.

Esto se debe principalmente al hecho de que el dólar todavía disfruta del estatus de moneda de reserva global. Esto básicamente significa que los bancos centrales y los gobiernos extranjeros mantienen el exceso de ahorro en dólares.

Emitir deuda en la moneda de reserva mundial le da a Estados Unidos, que es la nación deudora más grande del mundo, una gran ventaja sobre otras naciones deudoras.

Cabría preguntarse si este estatus como moneda de reserva global podría ser cuestionado en el futuro. Ciertamente, el mundo está cambiando rápidamente y el poder de China está aumentando.

El enfrentamiento entre China y EE. UU parece tener un largo camino por recorrer y lo que parece estar en marcha es la formación de dos bloques, tanto desde el punto de vista tecnológico como financiero. La era de la globalización como la conocíamos parece haber terminado.

Esto podría tener un impacto también en el ecosistema monetario global y el crecimiento de las monedas digitales podría agregar otra variable al panorama monetario futuro.

Sin embargo, lo que podemos decir para el futuro más cercano es que es muy difícil ver una alternativa al dólar como moneda de reserva global. Todas las alternativas posibles aún no cuentan con la aceptación y la confianza global que tiene el dólar.


Nota: en inbestMe, hemos decidido mantener la exposición en nuestras carteras Strategic EURO limitadas al 35% de la cartera como máximo. En las carteras de menos riesgo la exposición es incluso muy inferior, o sea el riesgo divisa varía del 0% (perfil 0) al 35% (perfil 10). Para no superar esos límites en nuestras carteras en EURO combinamos ETFs o Fondos indexados que tienen un mecanismo de cobertura de moneda incorporado.

  1. en respuesta a 123edward
    -
    #3
    02/09/20 11:45
    Muchas gracias por tu comentario 123edward, 
    actualmente no tenemos ningún artículo sobre ello, pero vamos a tenerlo en cuenta para los próximos artículos que escribamos. 
    De hecho, puedes suscribirte a nuestro blog en Rankia para recibir notificaciones cuando publiquemos artículos.
    Un saludo! :)
  2. en respuesta a 123edward
    -
    #2
    02/09/20 09:55
    Me gustaría recibir las notificaciones de este comentario al correo. Como hago eso posible?
  3. #1
    02/09/20 09:54
    Gracias por el artículo. De pronto tienen un artículo donde hablan acerca de si es buen tiempo para realizar un giro de Bancolombia a Estados Unidos por la caída del dólar?