Comentario mercado junio 2020

Comentario mercado junio 2020

El mes de junio ​​2020 se ha cerrado con un tono positivo para los mercados de valores cerrando un muy buen segundo trimestre. Si tomamos como referencia el S&P 500, el índice más seguido del mundo, este ha sido el mejor trimestre desde 1998 con una rentabilidad del 20%, y para el Nasdaq,  el mejor trimestre desde 2001 con una rentabilidad del 30%.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que esto se ha producido después de un primer trimestre muy negativo. Aun así, la recuperación del mercado ha ido más allá de las expectativas más optimistas de los inversores. La mayoría de los inversores sienten una desconexión total entre el optimismo de los mercados de valores y el terrible estado de la economía global.

Los bancos y gobiernos

El tono positivo de los mercados financieros ha sido el resultado, principalmente, de la publicación de datos económicos que sorprendieron positivamente y al apoyo constante de los bancos centrales y los gobiernos. En particular, el mercado laboral en los Estados Unidos, aparentemente, se está recuperando mucho más rápido de lo previsto.

Europa, por fin,  ha tenido un desempeño aún mejor que Estados Unidos este mes, ya que la situación del virus parece estar más bajo control y adicionalmente se ha avanzado en las discusiones sobre alguna forma de mutualización de la deuda y aportando beneficios especialmente, para los países más afectados.

Todavía hay algunas diferencias entre los países miembros con respecto al mecanismo que debería regular el Fondo Europeo de Recuperación, en cuanto al balance entre la cantidad de fondos que deben venir en forma de subvenciones en lugar de préstamos. A pesar de ello, los mercados de valores parecen dar credibilidad al hecho de que se alcanzará finalmente un acuerdo.

En los Estados Unidos, las elecciones presidenciales serán el foco de atención en las próximas semanas. Aparentemente, el candidato democrático Biden ahora lidera la carrera por un porcentaje significativo sobre Donald Trump. Por lo general, los presidentes democráticos se perciben como menos amigables con las bolsas. Una presidencia de Biden también podría revertir los esfuerzos de flexibilizar la regulación y los recortes en los impuestos de las empresas perseguidos por la administración Trump.

La evolución de la pandemia

En la segunda parte del mes de junio ha habido un aumento preocupante de casos de coronavirus en los Estados Unidos. Estados como California, Florida, Texas y Arizona vieron un número récord de casos nuevos diarios y las UCI se acercaron a la saturación en algunas áreas.

El rebrote del virus provocó que la reapertura de muchas zonas se parara o se desacelerara. Probablemente sea demasiado pronto para considerar esto como una segunda ola, ya que la difusión del virus todavía parece estar bastante localizada.

Aun así, representa una desviación significativa del escenario de recuperación que el mercado parece haber anticipado. De hecho, los mercados esperaban lo que generalmente se llama una recuperación en forma de V (una fuerte caída en la actividad económica seguida de una recuperación muy rápida). 

El nuevo aumento de casos pone en peligro este escenario optimista, ya que las nuevas medidas implementadas tienen el efecto de limitar una vez más la interacción social y la movilidad, reduciendo así el ritmo de recuperación económica.

¿Qué puede ocurrir en el mercado?

La pregunta que se hacen los inversores es si los mercados pueden sostener las recientes ganancias dada la posibilidad de una segunda ola. Es poco probable que aunque la situación del virus no evolucione como se esperaba, veamos una debilidad en los mercados como la que vimos en marzo.

En comparación con marzo, los sistemas nacionales de salud están de hecho más preparados, el virus es más conocido y los bancos centrales y los gobiernos ya han establecido una red de seguridad para proteger los mercados. Por otro lado, el nuevo aumento de casos probablemente no permita una recuperación perfecta en forma de V como se esperaba hace solo unas semanas. 

El escenario más probable para el futuro es que los mercados se mantengan fuertes pero que de alguna manera se reconecten con la realidad y tengan que digerir una recuperación que probablemente sea más desigual y lenta de lo esperado. Esto podría significar que la volatilidad puede persistir a medida que las cotizaciones se adecuen a estas nuevas incertidumbres con respecto al futuro.

Más que nunca, dada la incertidumbre que impregna los mercados, sugerimos mantener un proceso de inversión disciplinado, con una visión a largo plazo que permita evitar decisiones emocionales.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!