Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Qué hemos aprendido de esta crisis 2020?

Lo que estamos viviendo en este año 2020 está siendo increíble para la humanidad y para los mercados financieros. Ya lo analizábamos con la tercera edición del seguimiento del COVID-19.

Los mercados financieros de renta variable han sufrido caídas con una velocidad sin precedentes. Si consideramos el índice más seguido del mundo, el S&P 500, se ha desplomado un 35% en solo 5 semanas, para después recuperar un 45% en un corto período de tiempo.

Ahora mismo los inversores perciben un sentimiento de desconexión total entre la realidad económica y los mercados financieros. ¿Cómo puede ser que muchos índices estén cercanos a los máximos históricos durante la peor desaceleración económica de los últimos cien años?

Factores implicados en la subida

Estamos casi seguros de no equivocarnos que mucho se debe al activismo de los bancos centrales que han desplegado toda “la artillería” a su disposición para sostener los mercados. Han bajado los tipos de interés cerca o por debajo de cero y han comenzado enormes programas de financiación y compra de activos. Han logrado mantener los precios, pero probablemente a costa de distorsionar el funcionamiento normal del mercado.

También hay algunos otros factores que los mercados nos han enseñado o recordado durante esta crisis. Describamos algunos de estos aspectos.

  • Los mercados tienen mecanismos que anticipan el futuro, no están interesados en el presente. Los precios se han recuperado porque los inversores descuentan que el futuro será mejor. Por lo general, los mercados anticipan los eventos económicos en unos pocos meses.
    Por ejemplo, antes de una recesión, los mercados comienzan a caer unos meses antes. Nadie sabe las razones de la caída inicial, ya que la razón de las recesiones se hará evidente solo más tarde, pero el conocimiento colectivo de los mercados generalmente puede anticipar las recesiones con cierta regularidad.

El gráfico muestra cómo el mercado de valores generalmente comienza a caer antes de que comiencen las recesiones (los períodos de recesión son las áreas sombreadas en gris).

Gráfico histórico mercado de valores

  • Los mercados comienzan a recuperarse antes de que lleguen las buenas noticias. El suelo del mercado en el 2020 fue el 23 de marzo, mucho antes de que hubiera una mejora en la pandemia. Si esperamos que todas las noticias sean buenas, el mercado ya estará un 30% más arriba y tal vez esté preparado para caer nuevamente.

Gráfico evolución S&P 500

  • Los mercados no (solo) observan los niveles absolutos de las variables económicas, sino más bien la dirección de los cambios o la brecha con las expectativas.
    Tomemos el ejemplo de las peticiones de desempleo presentados en los Estados Unidos. Desde el comienzo de la crisis, más de 40 millones de personas presentaron una demanda por desempleo en los Estados Unidos. Esto significa que cada semana un número enorme y sin precedentes de personas solicitó un subsidio de desempleo.
    Pero el hecho fue que el número de personas que presentaron documentos, aunque muy alto en términos absolutos, fue disminuyendo cada semana.
    Esto dio confianza al mercado porque los datos económicos, aunque eran muy malos, estaban mostrando una mejora.
    Aquí vemos pues que era más importante la dirección del cambio, en lugar del nivel absoluto, para ayudar a que los mercados mejoraran.

Gráfico peticiones desempleo EEUU

  • El sentimiento de los inversores es muy importante, al menos a corto plazo. La mayoría de los inversores recibió esta recuperación con gran escepticismo. Esto significa que la mayoría de las personas estaban infraponderadas en activos de riesgo o incluso reduciendo posiciones.
    En tal situación, cada pequeño descenso de los índices se utiliza para recomprar posiciones cortas o para reducir la infraponderación, lo que aumenta los precios. Incluso si puede parecer contradictorio, un mercado en el que todos tienen un peso inferior al normal tenderá a subir, lo que aumentará aún más la sensación de divergencia con la realidad económica.
    Lo contrario también se produce cuando todos tienen un riesgo excesivo en sus carteras. Cuando esto es así, si los mercados bajan, esto asusta a los inversores que, sintiendo que están demasiado expuestos, se apresuran a vender sus posiciones, haciendo que los mercados caigan aún más rápidamente.

El siguiente gráfico muestra (en la parte superior) el S&P 500 comparado (en la parte inferior) con el gráfico que muestra la diferencia entre inversores privados alcistas y bajistas (el conocido AAII Bull-Bear Spread). Es fácil detectar que los excesos de pesimismo a menudo coinciden con los suelos en el mercado.

Gráfico comparativo S&P500 y AAII Bull Bear spread

  • Hoy en día, las empresas que están en los índices no son las mismas que experimentamos en nuestra vida diaria como las más afectadas por la crisis. Los sectores que sentimos cada día como los más afectados son, entre otros, el turismo y ocio: líneas aéreas, hotelería, restaurantes, cines, etc.
    Es un hecho que estas empresas no tienen un peso muy grande en los índices globales más seguidos, donde, por el contrario, tienen un gran peso las empresas favorecidas por la nueva economía inducida por la pandemia.
    Las acciones tecnológicas, en particular, lo hacen muy bien porque esta crisis ha dado un gran impulso en la adopción de nuevas tecnologías, y estas acciones también tienen un peso muy alto en los índices.
    Por lo tanto, el tipo de empresas que obtienen buenos resultados en la pandemia también son las que están más representadas en los principales índices.

Los factores que hemos enumerado anteriormente ayudan a explicar la gran recuperación de los mercados con la debilidad percibida de la economía.

¿Conocemos el futuro?

Dicho esto, ¿es posible que los mercados se hayan adelantado un poco anticipando el futuro? Creemos que eso es ciertamente posible y es por esto también a que somos aún prudentes en la asignación de activos en nuestras carteras Dynamic. La recuperación de los mercados, provocada por los factores que enumeramos anteriormente, probablemente ha causado lo que los comentaristas llaman FOMO (del inglés Fear Of Missing Out, o miedo a perderse lo bueno). Los inversores, por temor a perder el tren del rally bursátil, probablemente se han adelantado. 

De hecho, incluso mejorando la situación actual, aún persisten muchos factores de incertidumbre.

  1. #1
    Mirian Mijangos
    Cómo puedo hacer para entender todo esto de cómo ganar dinerito en la bolsa