¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

La inversión en Dónuts de Peter Lynch y Pat Dorsey

Gracias a un par de viajes que he tenido que hacer esta semana, he dispuesto de más tiempo de lectura de lo que acostumbro, y qué mejor plan para utilizar el tiempo que volver a “Once upon Wall Street” tan pronto como uno se sienta en el avión.

Con ésta, he perdido la cuenta de las veces que lo habré leído, y vuelvo a repasar de memoria la lista de sus “x-baggers”: Home Depot, 7-eleven, Wal-Mart, La Quinta Hotels, Service Corporation International, Subaru, Mc Donald´s, Automatic Data Processing, Chrysler,… Y Dunkin´ Donuts.

En un pequeño paseo por el centro de una de estas ciudades a las que viajé, me topé con uno de ellos. Al mirar su fachada, con las palabras Dunkin´ Coffee en naranja y rosa, no pude evitar sonreir al recordar el libro que tenía en mi mente. Y no porque toparse con un Dunkin´ Coffee sea difícil o remoto, pues hay varios en cada ciudad, sino por la admiración que experimenté al pensar que Lynch se subió al título cuando nada valía, y se bajó de él cuando valía 10 veces más. Es la misma admiración que siento cuando llega a mis oídos la noticia de que otro inversor ha conseguido algo parecido con uno de sus títulos, pues supieron subir al tren a la hora precisa en que pasó por la estación. En mi experiencia como inversor, he vivido una única ocasión en la que me subí a tiempo en uno de esos trenes que se multiplican, pero decidí bajar antes de llegar a final de trayecto. Quien haya vivido algo parecido, seguro que se sigue lamentando como yo, pues no resulta nada sencillo de encontrar. Sin embargo, no debemos desanimarnos, pues el mercado está lleno de otros tantos títulos a los que subirse y experimentar la adrenalina de las revalorizaciones "x-bagger".

Volviendo al tema del artículo, la inversión en dónuts, en ese mismo paseo también tuve ocasión de entrar en una librería, donde me dirigí sin dudar hasta la sección de Economía y Empresa. En uno de sus estantes reposaba “El pequeño libro que genera riqueza”, de Pat Dorsey. Inexplicablemente, nunca me había lanzado a comprarlo, a pesar de que llevaba tiempo en los primeros puestos de mi lista de libros pendientes. Esta vez sí lo hice. Tan pronto como volví al hotel comencé su lectura. No había pasado muchas páginas, 34 para ser exactos, cuando leí unas líneas que me hicieron volver a Dunkin´ Donuts de Peter Lynch.

“¿Recuerdan a Krispy Kreme? Unos dónuts buenísimos, pero sin ningún foso defensivo, así que fue fácil para los consumidores cambiar a una marca diferente de dónuts o reducir el consumo de dónuts. (Esta fue una lección que tuve que aprender por las malas)”

Si bien es justo precisar que Peter Lynch, según cuenta en su libro, se enamoró de Dunkin´Donuts al probar el sabor de su café, sin mencionar el sabor de sus dónuts, resulta poco relevante a la hora de analizar la cuestión que quiero exponer, enfocada en el contraste de pensamiento entre ambos inversores a la hora de tomar la decisión de invertir en las franquicias de dónuts.

En el caso de Peter Lynch, probó el producto y le gustó. Invirtió en el negocio a sabiendas de que la opinión mayoritaria en Wall Street pensaría como bien detalla en otro capítulo de su libro:

“Dunkin Donuts suena a tontería: John D. Rockefeller nunca habría invertido en donuts”.

Por otro lado, Pat Dorsey también probó el producto, esta vez de Krispy Kreme, y le gustó tanto que decidió invertir en él.

Mientras que Peter Lynch vio multiplicada su inversión, Pat Dorsey perdió dinero. ¿Acaso Dunkin´ Donuts no estaba expuesta igual que Krispy Kreme a que sus consumidores eligiesen una marca diferente o redujesen el consumo de dónuts? ¿Tenía Dunkin´Donuts un foso defensivo con el que no contaba Krispy Kreme? La respuesta es no. Ambas cadenas son competidoras, y ninguna de ellas cuenta aparentemente con una ventaja competitiva sobre la otra. La diferencia entre el éxito de uno y el fracaso del otro quizá la podamos encontrar en el momento en que cada uno de los dos decidió entrar en su respectiva compañía.

A Peter Lynch se le consideraba un gestor de corte “growth”, especialista en encontrar empresas con potencial de crecimiento antes de que éstas se volviesen populares. Pat Dorsey también es un gestor en busca de valor, pero exige para sus empresas que esa generación de valor esté protegida de forma sostenible frente a la competencia. Peter Lynch entró en Dunkin´ Donuts antes de que se popularizaran sus productos, cuando aún sus consumidores no habían tenido tiempo de cambiar a una marca diferente. De esta forma, pudo ser testigo de su crecimiento. Pat Dorsey, por el contrario, entró en Krispy Donuts cuando la cadena ya estaba perfectamente establecida y era popular entre los consumidores, pensando que el propio reconocimiento de marca sería suficiente para protegerla de la competencia. Gran error el suyo. Para cuando Dunkin´ Donuts dejara de ser popular, o sus consumidores cambiasen a otra marca, Peter Lynch ya no estaría allí, mientras que, para cuando sucediese lo propio con Krispy Donuts, Pat Dorsey sería un recién llegado.

¿Qué podemos extraer de todo ello? Que, como bien exponen ambos autores en sus libros, el crecimiento o decrecimiento de todo un sector o industria no nos debe llevar a la opinión equivocada de que todas las empresas que lo componen se moverán de la misma forma, pues no todas ellas se encontrarán en el mismo punto de su ciclo de vida.  También podemos extraer el consejo de ser muy cauto al invertir en un valor cuyo potencial de crecimiento futuro es ya conocido por todo el mundo y recogido en su precio. Por último, se puede extraer la enseñanza de que, en caso de entrar en un valor que no sea de crecimiento, su potencial ya sea conocido por todos, o su precio no cotice con el suficiente descuento o margen de seguridad, debemos asegurarnos de que, al menos, cuente con ventajas competitivas que aseguren la generación de valor de forma sostenible en el tiempo.

 

  1. #1

    duda123

    Lo que se expone es algo parecido a como se suelen comportar las empresas cuando nacen, crecen, se establecen, entran en disrupción y quiebran.
    Es así en la mayoría de las veces, y generalmente casi ninguna empresa durará para siempre, lo único que permitirá estar más o menos tiempo en la vida, se deberá a las barreras de entrada de dicho negocio, y a como se adapta o cambia por la disrupción en su sector.

    Yo lo que veo ahí no es más que un negocio que no tiene ninguna barrera de entrada más que el nombre y marca, y un negocio nuevo que en la época de los nuevos inventos de comida caló bien al consumidor.

    Las probabilidades de que Dunkin o Krispy ganasen son similares, o bien una le arrebata los clientes, o bien la otra con su dinero y fama, hunde o compra a la otra, (como bien ha estado haciendo cocacola y pepsy).

    La razón por la que Lynch ganó dinero fue porque él metió su dinero en un negocio que estaba barato, y Pat metió el dinero en algo que estaba caro.

    También porque el equipo gestor de Krispy me imagino que no era competente.

    Buffet pagó un precio no muy barato por cocacola en el 72-73 pero su equipo gestor era el adecuado, y sus barreras se mantuvieron hasta el punto de ser impenetrables. dime a día de hoy quién puede hacer frente a cocacola y pepsy

  2. #2

    Maiguel

    en respuesta a duda123
    Ver mensaje de duda123

    Tienes razón, puede ser muy comparable a Coca-cola y Pepsi, y está claro que el error de Pat Dorsey fue comprarlo cuando cotizaba a un precio demasiado elevado. Sin embargo, pienso que la cadena de distribución de Cocacola-Pepsi les proporciona ciertas ventajas frente a los demás, y así han ido eliminando competidores. En el caso de las franquicias de donuts, cualquier cafeteria les puede hacer la competencia sin que puedan hacer mucho por evitarlo.

  3. #3

    duda123

    en respuesta a Maiguel
    Ver mensaje de Maiguel

    Exactamente, los donuts es algo que cualquier pastelería podría hacer, y la cocacola o la pepsy requería de un grado más de valor añadido para producirlo, es decir, una barrera de entrada superior al de los donuts.

    Por eso mismo, que Lynch ganase o perdiera, tenía en términos absolutos las mismas probabilidades, lo que hizo que ganara realmente fue que además de que la empresa de la competencia tendría un equipo gestor malo, o bien Dunkin un equipo gestor excepcional, Lynch la compró barato.

    Comprar barato casi cualquier negocio, tienes más posibilidades de hacer dinero.

    Pero no confundamos, como dice Buffet más vale negocio excepcional a precio justo, que negocio justo a precio excepcional, no vale comprar cualquier cosa barata, ni tampoco lo excepcional a precio caro.

    En temas relacionados de comida podemos hablar de una empresa, que su negocio no es excepcional, su barrera de entrada pues como que tampoco, pero aunque tuvo muchos problemas con sus gestores en el pasado, ahora mismo tiene un equipo gestor que la verdad, son bastantes hábiles, pero con dicha empresa no ganarías ni un duro si esta no cotiza barata, vea lo que quiero exponerte.

    Se trata de Telepizza, salió a bolsa a 8 euros la acción, cayó rápidamente a 6 euros por venta de sus accionistas y falta de intención inversora.
    Al poco tiempo anunció pérdidas récord y cayó a 4 euros la acción, cuyas pérdidas se debió únicamente a sus gastor por salida a bolsa (pérdida temporal y razones ilógicas de caída). A 4 euros sí que estaba barata dicha empresa, a ser algo no tan especial y que tampoco brilla mucho esta empresa, ni por sus pizzas ni por sus precios, pizzas grasientas y precios elevados.

    Pues este negocio en un año y poco está ya a 6 euros. un 50% en año y medio y sin ser nada en especial.

    Claro que si resulta ser especial como Dunkin a Lynch sería un 10.000% como a él le pasó con su inversión.

    Pero créame, no hacía falta ser ningún lince para saber que estaba muy barata y más aun cuando en los siguientes 3 trimestres reiteraron que las pérdidas se debían a la salida a bolsa y su negocio base estaba creciendo.

  4. #4

    Maiguel

    en respuesta a duda123
    Ver mensaje de duda123

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que expones. Al final, buscar empresas baratas es la clave.

  5. #5

    duda123

    en respuesta a Maiguel
    Ver mensaje de Maiguel

    Sí, pero no, el problema debe ser transitorio, si no hayas solución razonable al problema, es mejor dejar pasar.

    Por ejemplo, todo el mundo sabía que el efecto embudo de las personas que no han podido comprar una casa entre el 2009 y el 2012 en algún momento iba a estallar, y por ende, casi cualquier persona que hubiese comprado una casa por el 2012 o empezar a posicionarse en el sector entre 2012-2014, por alguna ciudad importante de España, ya que esto siempre hay que tenerlo en cuenta, por el efecto del trabajo en las zonas, ganaría dinero seguro por alquiler y precio de la vivienda.
    También es verdad que ha ayudado mucho airbnb a subir los precios del alquiler, pero desde 2013 a día se puede haber acumulado más de un 30% de rentabilidad.

    Claro está que la mejor forma de acercarte a este sector sería vía bursátil con alguna socimi que hacerlo en persona, pues la bolsa es mucho más líquido y una socimi tiene mejores ventajas fiscales que las de un particular.

  6. #6

    duda123

    en respuesta a Maiguel
    Ver mensaje de Maiguel

    En resumen, que debe ser transitorio, y eso funciona más con las empresas cercanas que con las lejanas, yo viendo el paronama en España, uno se puede dar cuenta fácil de ello.

    Por ejemplo, veamos la revalorización que tendrán las plazas de garaje de aquí a 10 años vista en españa, con la llegada del coche eléctrico, debido a necesitar una corriente de enchufe nocturno para hacerlo más ameno.

    Las posibles disrupciones son que tengan techo solar y el gobierno permita dicho accesorio en el automóvil, por tanto te saldría más rentable dejar el coche en calle, pues te ahorrarías una cantidad X de luz.
    Otras pueden ser como otro tipo de propulsión que no sea eléctrica.
    Donde mejor cabe todo esto es en zonas mas bien céntricas de las ciudades o bien en zonas saturadas metropolitanas, evitar sobretodo garajes de nueva construcción, buscar barrios más antiguos, de unos 30 años serían perfectos.

    El truco aquí está que la oferta de plazas sería cada vez más pequeña (que por mi barrio es casi imposible comprar una y no hay ni un coche eléctrico), muchas personas pagarían PER 20 por una plaza cuando quieran comprar un coche eléctrico.
    Y de comprar la plaza y conectar un enchufe con tu contador, hasta podrías cobrarle la luz que consuma su coche por la noche, mas un plus.

    Sin ir muy lejos, porque todo esto es especulación, aquí valoramos las posibilidades, es decir, a 2018 tenemos estas.

    Comprar una plaza de garaje a per 15 máximo, tendrías un dinero en un activo real, sólido a PER 15.
    - Si hay inflacción, sube el activo real con la inflacción, luego cubres esa parte.
    - Si hay baja oferta, sube el precio del activo en la zona.
    - Si se necesitan plazas para cargar los coches por la noche mejor que ir a cargarlos fuera, la demanda aumenta por poder cargarlo en casa, sube el precio.
    - Si hay techos solares, baja la demanda y por tanto baja el precio relativo, al igual si hay envejecimiento del barrio en cuestión y dejan de usar coches, y aquí solo lo cubres si compraste BARATO y ganaría el alquiler, o plano, si lo compraste a precio justo.

    Entonces si compras barato o a precio justo, tienes más eventos a tu favor, que en contra, (y eso que en la calle los edificios tapan la luz muchas veces), luego si compras a un precio barato, o justo, es un negocio que quizás no pierdas dinero.

    habrá más análisis por ahí, pero es algo que llegas a pensar en poco menos de 2 horas, y te haces una idea de que si vives en el lugar correcto, y te enteras que tu vecino vende la plaza a per 15 por ejemplo, tienes más cosas a tu favor en el futuro que en contra, (gracias al coche eléctrico)

    En caso que la plaza sea para ti, puedes permitirte comprar un precio más elevado, pues la comodidad propia es lo que realmente el sobre coste que estás pagando.

  7. #7

    duda123

    en respuesta a Maiguel
    Ver mensaje de Maiguel

    No es que sea un negocio que te podrías hacer millonario, pero si a mi me dan la opción de financiar un piso a tipo fijo al 2.5% vs financiar 5 plazas de garaje a tipo fijo al 2.5% en la zona que yo quisiese, de cabeza elegiría lo segundo.
    Ya que pedir un préstamo para invertir en bolsa es un locura, no lo es tanto si se trata de activos inmobiliarios, que tienen una vid útil de más de 99 años, por las normas de construcción, además con la ventaja de que las plazas nadie te podría ocupar una plaza de garaje, dejarás tu coche allí sin pagarme a mí ? tendrías los huevos muy grandes para hacer eso xD

    A VER, no soy fan de esa inversión, solo digo que tiene más posibilidades a tu favor a precio justo o barato.

    Igual que si apple cae mañana a 80 dólares, compra, por lo menos a 2018 sería compra. Luego lo que vaya a pasar en 2030 con apple, ya es otra historia.

  8. #8

    Kamikaze12021

    Por experiencia personal (para lo bueno y para lo malo), puedo afirmar tres cosas:

    1- Es extremadamente insólito, en base a datos históricos, perder dinero estando 20 años invertido en Bolsa.

    2- Se considera que para poder obtener una rentabilidad media anual cercana al +10% durante un período de 20 años, se tiene que estar dispuesto a asumir algún año malo rentabilidades superiores al -50%

    3- No se puede aspirar a obtener una rentabilidad del +120% anual sin exponerse a arruinarse en un momento dado, es matemática pura implícita en la propia dinámica del mercado: para recuperarse de un año en el que la rentabilidad haya sido del -80% se necesita multiplicar el capital por cinco, insisto, sólo para recuperarse de ese mal año.

Autor del blog