Rankia Argentina Rankia Alemania Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
 
Es uno de los principales problemas que se encuentra la gente, principalmente a la hora de comenzar a hacer trading. Porque una de las claves más importantes es tener una estrategia que pueda ser lo suficientemente flexible como para cambiar de operativa. En muchas ocasiones, un trader puede llegar a aferrarse a, por ejemplo, una hipotética subida del mercado y no ver más allá. Incluso lleva a plantear fuertes entradas dando por hecho que, incluso sin una confirmación precisa, el precio va a hacer un determinado movimiento, y se aferra a la idea de que eso tiene que ser así sí o sí. Y no importa más. 

Este tipo de estrategia demasiado rígida a menudo hacer perder muchas entradas, porque no hemos desarrollado un análisis lo suficientemente flexible como para entender que se pueden dar cambios de tendencia, que el precio no puede ir siempre en la misma dirección y que las fases correctivas también existen. Tenemos que saber que en trading existen impulsos y retrocesos, y que tan importante es saber determinar tanto el impulso como el retroceso, o incluso el cambio de tendencia. Este último debe ser detectado lo antes posible, ya que no hay nada más importante como para saber que, en cualquier momento, el gráfico puede terminar dándose la vuelta y, con ello, nuestro tipo de estrategia (alcista o bajista) debe cambiar inmediatamente. 

El primer paso, por supuesto, empieza con no entrar nunca antes de tiempo si no tenemos una confirmación previa del mercado. Pero también necesitamos saber que, si en un momento determinado hemos llegado a la conclusión de que las compras son la mejor opción a tener en cuenta, en el momento en que se pueda confirmar una corrección tenemos que estar preparados para entrar en sentido contrario, siempre conscientes de si estamos entrando en contra o a favor de tendencia, pero nunca aferrarnos a una misma idea y no saber salir de ella. Por supuesto este escenario lo planteo de cara a posibles correcciones que se puedan presentar en un activo financiero, pero en los cambios de tendencia pasa algo muy similar. 

Porque un gráfico no puede permanecer en una tendencia determinada eternamente, cada día y con cada análisis que realicemos tenemos que ser muy cautos para asegurarnos de que esa tendencia sigue en pie. Porque a cada posible ruptura de la misma, es necesario dejar de plantear oportunidades y centrarnos en determinar qué rumbo tomará el mercado, y no volver a operar si es necesario hasta que no lo veamos claro. Yo incluso he pasado varios días pacientemente sin hacer trading en un activo financiero por la necesidad que se determinara el rumbo a tomar antes de precipitarme y tomar una decisión errónea. Porque no operar también es hacer trading, y la parte psicológica en esto tiene mucho que ver. 

 

No te pierdas el análisis para la próxima semana en el siguiente enlace: https://youtu.be/ozzajnq3TJU 
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!