Nunca podemos dar por hecho que los comportamientos de los mercados en trading guardan siempre una relación con respecto a los anteriores. La actualidad económica cambiante se encarga de hacer que esto no sea así. No podemos suponer que porque el mercado un día haya realizado un determinado comportamiento, ese comportamiento se tenga que repetir en los próximos días. Hay veces que ocurre, pero en la mayor parte de los casos no alcanza a repetirse el escenario. Sin embargo, a grandes rasgos hay determinados comportamientos habituales en cada momento del mes que teneos que conocer para ser conscientes de cómo tenemos que operar y cuál tiene que ser nuestra actitud en relación a los gráficos. 

Por ejemplo, si nos fijamos a nivel semanal, tenemos que saber que los lunes en términos generales son días de mayor volatilidad y que nos suelen dar bastantes oportunidades de entrada, especialmente cuando abre la sesión americana, y eso es lo que tenemos que cuidar. Se da muchas veces el caso de que durante la sesión europea se nota que falta liquidez y el precio tiende a quedarse más parado. Sin embargo, momentos antes de que tenga lugar la apertura americana muchos activos comienzan a mostrar un mayor ruido como consecuencia del aumento de liquidez, y ese es el momento precisamente en que, una vez vuelto todo a la calma, se suelen dar las mejores entradas del día. 

En contraste, los viernes las mejores entradas se dan muy al principio de sesión, especialmente durante la europea, ya que una vez abre la sesión americana la liquidez ya ha disminuido claramente y es el momento más apropiado para, poco a poco, ir recogiendo y asegurando ganancias y estudiando el panorama que se presentará de cara a la siguiente. Por lo tanto, los viernes son momento de ir cerrando entradas progresivamente. 

En lo que respecta a nivel mensual, quiero hacer especial hincapié a la hora de entrar a final de mes, especialmente el último día, como hoy es el caso. Cuando se da la situación además de que coincide con el último día de la semana, las complicaciones aumentan más ya que la liquidez disminuye más de lo habitual. Por ello, lo más aconsejable es tener especial cuidado en este tipo de situaciones y, si decidimos abrir entradas, ser especialmente cuidadosos con la gestión de riesgo y ser más conservadores de lo habitual, por temor de que la falta de liquidez pueda jugar una mala pasada y general una volatilidad excesiva en los gráficos. 

También soy más partidaria de operar durante la sesión europea y la sesión americana ya que en la sesión asiática, en la mayor parte de los casos, la liquidez es mucho inferior y los movimientos no son lo suficientemente claros como para dar entradas más seguras, además de permanecer prácticamente estático en la mayor parte de las ocasiones. 

 

¡Sé el primero en comentar!