Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
4 recomendaciones

Llevo tiempo escuchando y leyendo artículos sobre el tema de la independencia financiera, que para todos nosotros es un auténtico sueño, ¿a quién no le gustaría vivir de las rentas pudiendo tener el suficiente tiempo libre para hacer lo que le apetezca?, pero obtener unas rentas periódicas, no es una tarea sencilla si inicialmente no posees un importante patrimonio.Tenemos diferentes estrategias de inversión que dependiendo de nuestros objetivos podemos llevar a cabo, buy&hold, inversión pasiva, a través de derivados, dividendos,etc.. Sobre todas las anteriores si quiero buscar rentas periódicas con la que vivir directamente o complementar mi salario, la estrategia con dividendos se presenta como la gran alternativa. Una de las formas que tienen las compañías de remunerar al accionista es a través del reparto de dividendos, y sin duda representa uno de los criterios que más pesan por el inversor medio a la hora de invertir en ciertas compañías. A mi modo de entender los dividendos representan una especie de cebo para los inversores, ya que el valor de una empresa tiende a situarse muy cerca de la capacidad futura de generar beneficios más el valor de su patrimonio. Cuando estas reparten dividendos lo único que hacen es pasar dinero de la cuenta de la empresa a la del accionista, es decir, incremento la cuenta corriente de los accionistas y disminuye la caja de la empresa.La realidad es que a largo plazo el pago de un elevado dividendo en la gran mayoría de los casos no es la mejor forma de remuneración del accionista a la largo plazo pero sin duda quien más gana con esto es nuestra gran usurpadora,la hacienda pública. Pensemos una cosa, parece un poco absurdo que un inversor lo que desea es recibir el dividendo para reinvertirlo en otra empresa u en otro activo, cuando lo podría haber reinvertido la propia compañía cotizada sin pasar por el peaje fiscal. Este hecho puede suponer un diferencia brutal para el accionista a largo plazo. Pero dejando esto de lado vamos al quid de la questión, lo que queremos es que una vez que hemos decidido obtener rentas periódicas a través de los dividendos necesitamos poder tener la certeza de que estos se van a mantener en el tiempo o incluso verse incrementados para que nuestra estrategia se lleve a cabo con éxito.

 

En esto de la inversión y desde mi humilde punto de vista importa mucho la disciplina y me gustaría poder mostraros algunos puntos críticos para identificar por vosotros mismos si os merece la pena poder entrar en una compañía por el mero hecho de que nos ofrece una rentabilidad por dividendo atractiva, ya que la sostenibilidad en el tiempo se presenta crucial para formar una cartera sólida. Nos vamos entonces a ver donde podemos sacar esa información para que no nos pille de sorpresa que esta o aquella compañía con una atractiva rentabilidad por dividendo suspense o reduce en gran medida el valiosisimo dividendo.

Si nos centramos en la cuenta de resultados una señal clara de dividendo futuro pasa por mostrar un crecimiento tanto en ventas como en beneficios. En el primer caso, como toda empresa su objetivo es vender cada más para incrementar su efectivo. En el punto de los beneficios, nos indica la capacidad que tiene la empresa para generar excendente, es decir, precio de venta de sus productos y servicios menos los costes o gastos que suponen esas ventas. Cuando una compañía genera ese excendente respectos a sus costes o gastos se genera el tan ansiado beneficio, mostrando que la empresa, sus productos y su gestión están en el camino correcto. De este modo, encontrar empresas con beneficios crecientes es fundamental para asegurar dividendos futuros.

Además de buscar compañías con crecimiento en ventas y beneficios necesitamos que lo anterior se traslade al Estado de flujos de efectivo. Una empresa con un dividendo seguro debe ser capaz de generar efectivo de sus ventas y de sus beneficios. En consecuencia, si no es capaz de conseguir efectivo de sus actividades de explotación, no podrá pagar sus inversiones, sus deudas y en definitiva el dividendo que incrementará nuestro patrimonio.

En el balance de situación vamos a encontrar la inversiones y la financiación que utiliza la empresa para realizar estas inversiones. Para que una empresa funcione correctamnete y venda sus productos debe tener una serie de activos que ayuden a tal efecto. Lo más importante en lo que debes fijarte en esta partida, es el dinero en efectivo y equivalentes y sus deudas tanto a corto como a largo plazo. Sobre el efectivo y equivalentes (inversiones a corto plazo): cuando una empresa genera un alto efectivo gracias a sus actividades de explotación, y además dicho efectivo no se gasta en sus actividades de inversión y en financiación va directamente a la caja de la empresa. Lo podemos ver en el balance como disponible, efectivo, tesorería,etc...Por otro lado, las inversiones a corto plazo es lo que se denomina " inversiones temporales a corto plazo", "activos líquidos equivalentes", a fin de cuentas, cuanto más efectivo tenga la empresa, mayor capacidad de maniobra tendrá y más seguro será tanto su dividendo actual como futuro.

Sobre las deudas a corto y largo plazo o también llamadas "Pasivos financieros con entidades de crédito" es importante encontrar empresas con baja deuda ya que de este modo la empresa contará con altas probabilidades de mantener su dividendo intacto, ya que si la compañía atravesará una época negativa, en el peor de los casos se podría recurrir al endeudamiento para pagar esos dividendos a pesar de no generar los recursos necesarios para pagar ese dividendo.

Por tanto, vamos a intentar sintetizar los parámetros fundamentales que nos puedan generar confianza suficiente como un indicador fiable de dividendo seguro a futuro:

Crecimiento: Piensa que en la tasa de crecimiento que puedes exigir a tu inversión, un crecimiento apróximado del del 8% en ventas, beneficios y flujos de efectivo podría ser un dato estándar para empresas de crecimienton estable. Empresas muy grandes, bien establecidas, con altas cuotas de mercado, suelen crecer a tasas cercanas a ese 8% aunque dependería del sector en el que opere la empresa. No es lo mismo competir en el sector de transporte aéreo, con una competitividad brutal que en un sector oligopolístico como la electridad en España. 

Efectivo en caja: el activo corriente debe estar compuesto en un alto porcentaje de dinero en efectivo e inversiones a corto y evitar aquellas empresas con una mayor ponderación en inventarios y cuentas a cobrar, "clientes", lo realmente palpable es el efectivo en las propias arcas de la empresa.

Deuda: parece una obviedad, pero los fondos propios de la empresa deben ser superiores a la deuda, de este modo nos aseguramos que la empresa pueda hacer frente a estas deudas con los fondos que tiene.

Payout: este palabro significa la parte de beneficio que reparte como dividendo la empresa a sus accionistas, es decir, sería lo que reparte como dividendo entre el beneficio neto. Pero en nuestro caso lo miraremos sobre el total de efectivo generado, es decir, el flujo de caja libre. Una proporción entre 50/60% sobre el flujo de efectivo generado me parece una proporción más que razonable para mantener ese dividendo a largo plazo. De 10 € de efectivo generado 5/6 irían a tu bolsillo y los 4/5 quedarían en la empresa bien para invertir o para amortizar deuda.

Ya tenemos las herramientas necesarias para saber si una rentabilidad por dividendo de alrededor del 7%, como te puede ofrecer BME, es sostenible en el largo plazo. Como has podido comprobar no es necesario que seas ningún experto analista en empresas para descubrir estas señales y poder crear una cartera sostenible a largo plazo que te permita ejecutar tu estrategia de inversión vía dividendos con elevadas probabilidades de éxito. Te ánimo a que hagas estas comprobaciones por ti mismo. Una última cosa que me gustaría advertir, no invirtamos en empresas que prometan un elevado dividendo creyendo que es un chollo, es mucho más importante ver su sostenibilidad a largo plazo para poder tener una cartera robusta en lo que a ingresos pasivos se refiere.

En otro orden de cosas, me gustaría agradecer a todos vuestros apoyo en los premios Bitácoras, el certamen de blogs en español más importante del mundo, en nuestra categoría que no es otra que la economía hemos quedado en el top 20 de los mejores blogs en nuestra primera participación, esto sólo es el comienzo, vendrán muchas más sorpresas, no te las pierdas en la vuelta al gráfico.

Para finalizar, os traigo un curso de bolsa que no podéis rechazar por dos motivos. El primero porque aprenderéis de bolsa y mercados con profesionales de reconocido prestigio y porque colaborarás con varias ONG's a mejorar este mundo, un curso totalmente benéfico que nos llena de gran satisfacción poder compartir con todos vosotros.

Más información, en la página web del cursohttp://www.uncursodebolsapornavidad.com/

 

Javier Flórez

@FlorezJav

  1. en respuesta a Intense
    #2
    Javiflo

    Hola,
    Aquí por una parte tributas por los dividendos en el periodo que los cobras y por otro lado tributaras por las plusvalías de las acciones en caso de que las vendas. Todo ello tributa en la base imponible del ahorro como rendimiento del capital mobiliario.

    Te dejó un enlace donde tienes una explicación muy completa de todo esto.

    http://www.bolsamania.com/declaracion-impuestos-renta/fiscalidad-acciones/

    Para mí a la hora de gestionar el capital prefiero que la empresa lo reinvierta y pueda generar aún más valor que veré reflejado en la cotización del valor y encima difiero el pago de impuestos. Pero esto depende de cada empresa, del sector, del equipo gestor,...

    Como explico en el post, es una forma más de invertir, realizarlo a través de dividendos es tan respetable como otra cualquiera y más si necesitas el cobro de ese dinero para darle otros usos, ya sea en forma de inversión o para el pago de tus propios gastos.

    Cualquier cosa que no tengas claro, no dudes en preguntar.

    Muchas gracias,

    Un saludo
    Javier

    1 recomendaciones
  2. #1
    Intense

    Siempre he tenido una duda, cuando cobramos el dividendo, pagamos a hacienda, pero en una empresa que no reparte dividendo, cuando vendemos las acciones pagamos más a hacienda o menos... Si cobramos el dividendo es más fácil que estemos en el tramo fiscal más bajo que si vendemos las acciones y declaramos todos los beneficios (dependiendo de las cantidades invertidas logicamente)

    Pero por otra parte perdemos el efecto capitalización del beneficio no tributado en los dividendos.

    ¿Qué es más rentable?

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.

Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons
4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...