Los 3 peligros de mantener tu dinero en el banco

4
Hoy en día la mayoría de personas cobran su salario en su cuenta del banco, gastan una parte para vivir y el sobrante, lo ahorran. Asumimos que tener ese "sobrante" en el banco es lo normal pero realmente no somos conscientes de las claras desventajas que supone mantener nuestro dinero en el banco.



Los peligros de mantener tu dinero en el banco


La primera razón es bastante obvia ya que es uno de los principales incentivos de todos los que nos interesamos por la inversión:

La inflación

Cada año los precios de los productos y servicios que compramos suben de precio. Prácticamente no nos damos cuenta, pero cada vez podemos comprar menos cosas con nuestro dinero. Dicho de otra forma, es como si perdiésemos de media el 2-3% cada año de ese dinero que guardamos en el banco.

¿Os acordáis de la de cosas que se podían comprar en un "Todo a 100 Pesetas"? Pues eso.

Lo que pasa es que visualmente no sucede nada, si guardamos hoy 10.000€ en el banco, dentro de 10 años seguiremos teniendo 10.000€. Pero realmente el efecto sería que a precios actuales pasaríamos a tener 7.763€ en lugar de 10.000€.

Por eso, pensamos que si dejamos nuestro dinero en el banco es porque es donde está más seguro, pero lo que de verdad es seguro es que vas a perder dinero si lo mantienes allí parado.


Los fondos de inversión del Banco

De acuerdo, ya estamos concienciados de que tenemos que mover el dinero y no dejarlo en una cuenta de ahorro.

Así que lógicamente... ¿Qué es lo que hacemos a continuación?

Le explicamos el problema al honrado banquero que con sus estudios nos ofrecerá un estupendo asesoramiento para invertirlo y crear una cartera de inversión adaptada a nuestro perfil y con la garantía de saber que lo que estamos haciendo es la mejor alternativa posible... ¿No?

Pues va a ser que no
Pues va a ser que no


Lamentablemente el mundo no funciona así y los objetivos de la persona que te atiende en el banco (sí, aunque sea muy maja!!) no están alineados con los tuyos.

Esa persona no va a ganar más dinero si consigue la mayor rentabilidad para las carteras de sus clientes, pero sí ganará más dinero si consigue "encasquetar" ciertos fondos de inversión con unas comisiones suculentas para el banco.

La diferencia de rentabilidad entre un fondo que te cobre un 1% de comisiones a uno que te cobre un 2% puede ser de más de 7.000€ dentro de 20 años si comenzamos con un capital de 10.000€. Incluso sería mucho mayor si hacemos aportaciones periódicas.

Por lo tanto, si de verdad queremos rentabilizar nuestro dinero, evitemos el error de dejarnos "asesorar" por el banco.


¿Realmente están garantizados los 100.000€?

Todo el mundo ha escuchado mil veces que si tienes hasta 100.000€ en el banco están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Por su nombre, parece que hay una hucha enorme que guarda hasta 100.000€ por cada una de las cuentas en los bancos, pero nada más lejos de la realidad.

Lo normal, es que no suceda una hecatombe económica que haga peligrar nuestro dinero en el banco... Pero también debemos ser conscientes de que esa hucha no existe, que los bancos centrales están inyectando mucho dinero y cada vez más los países están más endeudados, superando en muchas ocasiones una deuda de más del 100% respecto al PIB.

En los últimos años el mundo ha podido seguir creciendo gracias a toda esta inyección de dinero y a las bajadas de los tipos de interés, pero el endeudamiento no puede ser infinito y en algún momento deberá haber un límite en el que será muy difícil revertir la tendencia.

Por eso, no está de más saber que es algo muy improbable, pero nadie te puede garantizar al 100% de seguridad que ese dinero siempre va a estar disponible suceda lo que suceda, ni tan siquiera el Estado.

¿Entonces qué hacemos?

Lo mejor es averiguar por uno mismo de qué alternativas dispone. Rankia lleva 18 años ayudando a tomar este tipo de decisiones y aquí podrás encontrar una gran cantidad de contenido gratuito como foros, artículos, webinars y guías formativas.

Pero para aquellas personas que valoran mucho su tiempo y no están dispuestas a leer varias guías, artículos o foros, hemos preparado una formación específica propia, condensando en un solo curso breve los contenidos clave que permitirán a cualquier persona sin conocimientos de inversión convertirse en un inversor a largo plazo que está rentabilizando su dinero de forma personalizada y adaptada a su perfil.

Además, ¡incluye un ebook gratuito de regalo!

Curso + Ebook por solo 24,50€
Curso + Ebook por solo 24,50€

  
Y cuando digo cualquier persona, también me refiero a la que le da mucha pereza ponerse a ello, a quien cree que las finanzas no son lo suyo y a quien solo de pensar en invertir le palpita el corazón porque cree que eso es arriesgado y haría peligrar su dinero que tanto esfuerzo ha costado ahorrar.

Hemos dedicado muchas horas para confeccionar el curso, pero queremos que esta formación esté accesible a cualquiera, y por eso hemos decidido lanzarlo por un precio tan bajo como 49€, pero solo hasta el próximo día 31 de julio puedes inscribirte con un 50% de descuento, es decir, por solo 24,50€.



A partir del día 20 ya tendrás acceso a todas las lecciones grabadas pero reservándolo hoy conseguirás tenerlo por solo 24,50€.

Además, si quieres ver de forma gratuita la primera lección puedes hacer click aquí.
Acceder a la primera lección

Esperamos que guste la iniciativa y que cada vez exista una mayor educación financiera tanto en España como a nivel global... ¡Ahora ya no hay excusas para no invertir!


  1. en respuesta a Mauriestu
    -
    #5
    29/07/21 12:12
    El problema es que están mezclando deuda privada AAA con deuda privada basura y la están empaquetando como AAA para vender CLOs.

  2. en respuesta a Salva Marqués
    -
    #3
    15/07/21 10:38
    Bueno es que si entramos en el terreno de la fe (lo que creemos o dejamos de creer) ahí ya no hay nada que decir, cada uno profesa la que considera más conveniente ;)

    Pero lo cierto es que el FGD está pensado para el caso en el que una entidad financiera sea insolvente:

    https://www.fgd.es/es/PreguntasFrec04.html

    Ante ese riesgo concreto estamos cubiertos. La pregunta pertinente puede ser:

    ¿Qué hacemos si aparece un cisne negro que se lleve por delante todo el sistema financiero y no solamente una entidad? Tenemos la respuesta en lo que ha sucedido en 2008, donde son precisamente los estados y Bancos Centrales ("Whatever it takes" sin ir más lejos) los que han sido garantía más que suficiente.

    Desde luego que siempre puede caer un meteorito y llevarse por medio el planeta o una invasión alienígena. 
    Pero al final en gestión de riesgos se trabaja otorgando probabilidades a los eventos.
    En caso de haber un evento de calado mayor al de la crisis de 2008, me temo que el menor de nuestros problemas va a ser qué tipo de garantía tienen nuestros ahorros.

    Este ser quisquilloso no es por ser "hater", es por poner de relevancia que - en tiempos de criptomonedas - las garantías de los Estados, reguladores y los Bancos Centrales importan.

    Muchas gracias por la contestación.
  3. en respuesta a Mauriestu
    -
    #2
    15/07/21 10:25
    Gracias por tu comentario! Coincido en la mayoría de cosas, lo único que no termino de creerme es que sea 100% seguro que eso va a estar garantizado.

    Que con un 99% de probabilidad no corran riesgo, seguramente. Pero que puede venir algún cisne negro que haga peligrar esa garantía... no lo descartaría.
  4. #1
    15/07/21 08:34
    Ciertamente, creo que es muy mejorable la redacción del tercero riesgo.

    Primero, porque sí, están garantizados.
    Segundo, porque cuando se habla de la deuda pública se omite hablar de que también hay deuda privada, por ejemplo ,según el FMI (2018):
    -188 Billones de USD (deuda total)
    -266% del PIB
    -La deuda privada (a nivel global) está por encima del 150% del PIB (muy superior a la pública).

    Tercero, se omite que los BC siempre pueden emitir más moneda.

    Más que la deuda pública, la deuda que puede llegar a suponer un problema es la privada.
    Tal y como pasó en 2008, donde el sector público tuvo que asumir mucha deuda privada de mala calidad.