Objetivos, rentabilidades y estrategias.

2
Este contenido tiene más de 8 años

 Las opciones, como ya hemos dicho muchas veces, permiten una flexibilidad enorme en las estrategias. Esto es debido a la multitud de estrategias diferentes que podemos llegar a crear. Cuando pretendemos operar en los mercados, todos tenemos o deberíamos tener, unos objetivos marcados. El principal es ganar dinero, pero muchas veces, ese objetivo se queda en algo indefinido.

Personalmente, pienso que es mejor establecerse un objetivo concreto. Que sea fácil identificar al cabo de un determinado tiempo si hemos sido capaces de conseguirlo o no. Por ejemplo, mi objetivo es sacarle un 10% al mercado al año. 

Para algunos será un objetivo mediocre, para otros será ponerse una cota muy alta. Lo importante es que al cabo de un año, es fácil comprobar si se ha conseguido o no. Luego ya vienen los detalles, contando comisiones, sin ellas, siendo activos o pasivos, etc.  Pero estableciendo un objetivo sabremos hacia donde nos queremos dirigir.

El siguiente paso, será establecer cómo queremos llegar a conseguir ese objetivo. Aquí entran en juego aspectos como las pérdidas que soy capaz de aguantar, lo activo que quiero ser en el mercado, el tiempo que tengo disponible para dedicarle, etc.

En este paso, estamos ya concretando el tipo de trading que vamos a realizar, el espacio temporal que vamos a operar, los riesgos que queremos asumir, etc. Definiremos el estilo que vamos a utilizar para alcanzar el objetivo del primer paso.

Por último, daremos forma a las estrategias que utilizaremos que mejor se adaptan a ese estilo y características definidas anteriormente, adaptándolas a nuestras necesidades.

Al final hemos de ser capaces, de tener un proyecto coherente. A veces puede ocurrir, que existan elementos contradictorios entre las diferentes etapas. Por ejemplo, alguien puede decir, quiero trabajar con Iron condor en la semana de expiración, en cambio, esta misma persona, aparte de dedicar tiempo a los mercados tiene un trabajo, que aunque no siempre, alguna veces le impide estar frente al ordenador.

El problema que se va a encontrar, es que en la semana de expiración, por el riesgo de gamma, debe estar pendiente de los precios, además, el margen para ajustar es mínimo si solo trabaja ese tipo de estrategia porque no queda tiempo para darle espacio a los ajustes. Por tanto, los objetivos pueden ser asumibles, punto 1, las estrategias también, punto 3, pero el cómo lo va a conseguir va a cojear sino puede estar pendiente.

Una persona que quiere tranquilidad, por otra parte, no debería usar estrategias que puedan tener muchos sobresaltos por movimientos pequeños del precio, es decir, debería evitar el apalancamiento y reducirlo hasta el punto que se sienta cómodo.

Operar con acciones, haciendo coberturas con opciones, puede ser un tipo de estrategia que se adapte a sus objetivos, a sus necesidades, aplicando una estrategia adecuada. Los tres puntos deben estar en armonía.

Por último, destacar que conocer todos los tipos de estrategia, y sus variantes será fundamental, no podemos pretender no apalancarnos, sacar un 50% de rentabilidad, y utilizar estrategias que solo nos proporcionen un 2% como máximo mensual. Simplemente haciendo las cuentas vemos que es imposible, porque no vamos a ganar todos los meses el máximo, y además 12 x 2 = 24%

Lo importante es saber dónde estamos, dónde queremos llegar, y cómo queremos hacerlo. Luego evaluar si el proceso hace aguas por alguna parte, y si no lo hace, lanzarnos a por nuestro objetivo. Tendremos un plan, y ya tendremos algo de lo que la mayoría de las personas que operan carecen. Luego cada estrategia necesita de su propio plan, pero el tema del post era otro tipo de plan.    

Si observamos a nuestro alrededor, veremos que en multitud de ocasiones, los objetivos, el cómo llegar al objetivo y las herramientas a utilizar son contradictorias. Por ejemplo, tenemos un objetivo, reducir el déficit, cómo lo intentamos conseguir, matando la renta disponible a base de impuestos, y sin recortar gastos superfluos. Ahogando a unos y a otros, e impidiendo que la economía se pueda activar. Al final, objetivo y medios están reñidos, no se puede apagar un incendio, echando gasolina al fuego.

¿Tenemos un plan coherente, o quizá haya que revisarlo?

Salu2 y feliz semana.

 

F.C.Moltó

Trading EV+

www.sharkopciones.com

Formación en Inversión y Trading con OpcionesRegistro gratuito aquí

  1. #2
    21/05/13 15:30

    "Lo importante es saber dónde estamos, dónde queremos llegar, y cómo queremos hacerlo."
    Frase aplicable a las opciones, al trading y a la vida misma.

    Me ha gustado mucho el post.
    Un saludo y gran trabajo.

  2. #1
    30/04/13 07:06

    Buenos días,

    Al final me parece que el objetivo es gestionar riesgos y la rentabilidad el resultado de una buena gestión de dichos riesgos.

    Saludos