Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Administrar las finanzas puede ser un desafío para cualquier propietario o propietaria de una PYME. A menudo, la razón por la cual una pequeña empresa es exitosa es por las habilidades o capacidades que tienen de gestionar la economía de la empresa.Si no tienes mucha experiencia en la gestión de las finanzas comerciales, puede parecer una tarea difícil y caer en malos hábitos financieros que algún día podrían dañar el negocio.

El paso más importante para cualquier dueño o dueña de un negocio es educarse a sí mismo. Al comprender las habilidades básicas necesarias para administrar una pequeña empresa, como realizar tareas simples de contabilidad, solicitar un préstamo o redactar estados financieros, se puede crear un futuro financiero estable. Además de la educación, mantenerse organizado es un componente importante de la buena gestión del dinero.

No hay nada más aterrador, costoso o arriesgado que presentarse en la oficina de un contador al final del año con una caja llena de recibos y nueve de los últimos 12 extractos bancarios. Por esta razón es imposible exagerar la importancia y el beneficio de realizar un seguimiento adecuado de la información financiera durante todo el año y para ello también es necesario tener buena formación, como la que ofrece el Master en finanzas de IEBS.  

Cosas que deberías hacer si manejas las finanzas de una pequeña empresa

Pagarte 

Si llevas una una pequeña empresa, puede ser fácil intentar poner todo en las operaciones diarias. Después de todo, ese capital adicional a menudo puede ayudar mucho a que el negocio crezca.Los propietarios de pequeñas empresas no deben pasar por alto su propio papel en la empresa y deben compensarse a sí mismos en consecuencia.  

Muchos propietarios de pequeñas y medianas empresas, especialmente al principio, no se pagan a sí mismos y creo que es más importante poner en marcha el negocio y pagar a todos los demás.  

Invertir en crecimiento

Además de pagarte a tí mismo, es importante reservar dinero y buscar oportunidades de crecimiento. Esto puede permitir que el negocio prospere y avance en una dirección financiera estable y con perspectivas de crecimiento. 

Una pequeña empresa que quiere seguir creciendo, innovar y atraer a los mejores empleados debe demostrar que está dispuesta a invertir en el futuro. Los clientes apreciarán el mayor nivel de servicio y Los empleados agradecerán que esté invirtiendo en la empresa y en su carrera. En última instancia, se creará más valor para el negocio que si solo se gastaran todas las ganancias en asuntos personales.

Tener una buena estrategia de facturación

Cada propietario de un negocio tiene un cliente que constantemente se atrasa en sus facturas y pagos. Administrar las finanzas de las pequeñas empresas también significa administrar el flujo de efectivo para garantizar que la empresa funciona a un nivel saludable en el día a día. Si hay dificultades para cobrar a ciertos clientes o clientes, puede ser hora de ser creativo con la forma en la que se factura.

Extender los pagos de impuestos.

Si hay problemas para ahorrar en los pagos de impuestos estimados trimestralmente, se pueden hacer mensualmente. De esa manera, se verán los pagos de impuestos como cualquier otro gasto operativo mensual.

Centrarse en los gastos, pero también en el ROI

Medir los gastos y el retorno de la inversión puede brindar una idea clara de qué inversiones tienen sentido y cuáles no valen la pena continuar. Los propietarios de pequeñas empresas deben tener cuidado con dónde gastan su dinero.

Establecer buenos hábitos financieros

El establecimiento de protocolos financieros internos, incluso si es tan simple como bloquear el tiempo establecido para revisar y actualizar la información financiera, puede contribuir en gran medida a proteger la salud financiera de un negocio. Mantenerse al día con las finanzas puede ayudar a mitigar el fraude o el riesgo.

Llevar controles internos es especialmente importante si tienes empleados. Los controles internos débiles pueden conducir a fraudes o robos y potencialmente pueden llevar a problemas legales.  

Planificar con anticipación

Siempre habrá problemas comerciales que deben abordarse hoy, pero cuando se trata de sus finanzas, hay que prepararse para el futuro.

No retrasarse en la facturación

Enviar facturas lo antes posible después de proporcionar bienes o servicios y establece las condiciones de pago a una semana vista para que los pagos no se olviden o pierdan en el proceso. Haz siempre un seguimiento de las facturas enviadas, una tarea que se puede agilizar creando plantillas establecidas por email o a través de apps en el móvil.

Estar al día de los tipos de documentos contables

Se necesitan documentos contables para presentar los impuestos comerciales, solicitar financiamiento comercial y para el seguimiento interno de ingresos, gastos y rentabilidad. Estos son los cuatro documentos contables principales que cada propietario de una pequeña empresa debe mantener regularmente:

Balance

El balance general es esencialmente una instantánea de la situación financiera de la empresa en un momento dado. Enumera los activos, pasivos y patrimonio del negocio y se utiliza para calcular el patrimonio neto de su negocio. Mantener un balance "equilibrado" es uno en el que los activos totales (todo lo que posee la empresa) es igual a los pasivos más el capital, es el principio fundamental de la contabilidad básica.

Estado de resultados

Se le conoce también estado de pérdidas y ganancias, el estado de resultados resume los ingresos y gastos de la empresa en el transcurso de un año, lo que permite calcular las ganancias o pérdidas netas para ese año. Mantener un estado de resultados exacto es fundamental para determinar el punto de equilibrio del negocio, así como para medir la rentabilidad a lo largo del tiempo.

Estado de flujo de efectivo

Tener suficiente efectivo disponible para cubrir los gastos puede mejorar o perjudicar la salud financiera de una empresa. De hecho, este problema es tan importante que hay un documento contable dedicado al seguimiento del flujo de efectivo.

El estado de flujo de efectivo refleja la entrada de ingresos y la salida de gastos resultantes de todas sus actividades comerciales durante un período de tiempo específico, generalmente un mes o un trimestre financiero. El flujo de entrada vendrá de la venta de bienes y el pago de facturas, mientras que el flujo de salida proviene de cosas como comprar inventario, nómina y pagar costos de comercialización y otros gastos generales.

¿Te ha gustado este artículo? Esperamos que estos consejos puedan ayudarte a gestionar las finanzas de tu negocio o proyecto emprendedor. Recuerda que informarse y estar al día de todas las novedades y formación especializada es muy importante para gestionar la economía de cualquier compañía. 

Patricia Galiana, redactora de IEBS
 

¡Sé el primero en comentar!