Rankia Argentina Rankia Alemania Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Unas consideraciones sobre la represión tecnológica ejercida por China

Hola, Buenas Tardes:

China introdujo nuevas reglas el 1 de Noviembre que restringen la medida en que las empresas de Internet pueden recopilar y almacenar datos de los usuarios. Conocida como la Ley de protección de la información personal, se dice que se encuentra entre los regímenes de protección de datos más estrictos del mundo.

Como parte de las reglas, los gigantes tecnológicos deben establecer organismos externos para monitorear su recopilación de datos, mientras que las empresas extranjeras deben designar representantes dentro de China dedicados al cumplimiento. Las empresas infractoras se arriesgan a recibir multas de hasta el 5% de la facturación.

Estas reglas son el último ejemplo de la represión de un año contra la Tecnología y las Finanzas en China. Comenzó con la decisión de Beijing en Noviembre del 2020 de eliminar la salida a Bolsa del gigante financiero Ant Group, y que se esperaba que fuera la OPI más grande del mundo.

El fundados y CEO multimillonario Jack Ma desapareció posteriormente del ojo público durante tres meses y todavía no está claro si se llevará a cabo una OPI.

Beijing también se ha vuelto más dura con empresas como DiDi (Uber de China), cuyas acciones cotizan en el extranjero; el cierre de los blogueros financieros más famosos de China; prohibir el Comercio y la Minería de las Criptomonedas; e introducir nuevas restricciones para industrias enteras como los juegos.

Más recientemente, los reguladores han señalado que algunas de las aplicaciones de negociación de acciones más populares del país son ilegales.

Estas intervenciones tienen consecuencias no solo para las empresas chinas, sino también para el sistema financiero mundial. El sistema financiero de China es una industria de US $ 45 billones, que cuenta con el segundo mercado de acciones y bonos más grande del mundo.

Pero cuando se observa de cerca la forma en que China maneja estos mercados, se da cuenta de que toda la filosofía que los sustenta es muy diferente a la de los mercados occidentales. Esto es útil para dar sentido a la represión, tanto por qué ha sucedido y cómo debe verse...

Es bastante común en las Economías emergentes que administran mercados de capital, la influencia del Estado, de manera que podemos decir que esos mercados operan con una lógica muy diferente a la occidental.

En los mercados de capital occidentales, el principio "teórico" subyacente es la eficiencia: el dinero de los inversores fluye hacia las empresas que se consideran mejores, en términos de la prudencia con que se gestionan, la solidez de sus modelos de negocio, sus perspectivas de futuro, etc.

Esto inculca una disciplina de mercado, alentando a todos a competir de la manera más agresiva posible o, al menos, eso dice el argumento. Los mercados de capital son vistos como el epítome del capitalismo liberal, con la "interferencia" del Estado simplemente sirviendo como un respaldo si las cosas van mal (por ejemplo... 2008).

En las Economías capitalistas de Estado como China, por el contrario, los mercados de capital están diseñados para permitir el control estatal y facilitar los objetivos estatales. Por ejemplo, a los chinos no les gusta ver demasiada especulación en sus mercados y monitorean la actividad de cerca para evitar que se salga de control.

Si las autoridades deciden que ciertos comerciantes son demasiado activos, les pedirán que cancelen las operaciones e incluso pueden prohibirlas.

El Estado también tiene cuidado de restringir a los comerciantes internacionales, estableciendo límites sobre cuándo pueden comerciar. Y tal como lo demostró Ant Group, las autoridades sopesan cuidadosamente si las salidas a Bolsa pueden seguir adelante.

Las decisiones pueden tener menos que ver con las capacidades financiera de una empresa que si tienen vínculos políticos o contribuyen al desarrollo nacional.

Por regla general, estos mercados se centran en contener el riesgo financiero, mantener la estabilidad social y dirigir la actividad financiera hacia vías más productivas. Todo está orientado al control estatal y al logro de los objetivos de desarrollo nacional, y es aquí donde vemos la superposición con la reciente represión.

Algunas de las intervenciones de Beijing, como controlar a los blogueros financieros o restringir a Ant Group, con sus sistema de pago de igual a igual y una gran cantidad de datos de consumidores, son parte de la misma tradición de gestión de mercados.

A medida que las Finanzas impregnan cada vez más aspectos de la vida china, las autoridades las utilizan como palanca para gobernar la actividad económica. Mientras tanto, otras intervenciones, como la protección de datos y la restricción de los juegos, tienen que ver de forma más amplia con la gestión de la Sociedad, pero con el mismo enfoque de anteponer el Estado a la empresa.

De hecho, podríamos considerar este enfoque chino como una alternativa, e incluso un desafío al orden financiero global contemporáneo...

Curiosamente, vemos esto no solo en China, sino en todos los mercados emergentes. En Brasil, Rusia, India, Sudáfrica y Corea del Sur, que junto con China representan el 25% de la capitalización bursátil mundial y el 50% del comercio en los mercados de futuros mundiales, los Estados facilitan el control y el desarrollo nacional de manera similar.

En la mayoría de estas naciones, es más común que el Estado sea propietario de empresas cotizadas y Bolsas de valores, y la propiedad privada y extranjera tiende a ser más restringida. El comercio especulativo está mucho más frenado, mientras que los Estados tienden a intentar controlar el precio de las Materias Primas clave estableciendo puntos de referencia rivales en el Oeste.

China ha hecho esto con Materias Primas como el Petróleo, Hierro, Cobre y Oro.

Dígamos, que podemos establecer un enfoque neoliberal en un extremo y el enfoque capitalista de Estado en el otro. China sería la más cercana al capitalismo de Estado, pero la India está bastante lejos en la misma dirección y, quizás, sorprendentemente también lo está Corea del Sur.

Por otro lado, Brasil y Sudáfrica están más a favor del enfoque neoliberal y de nuevo, contrariamente a lo que se podría pensar, también Rusia. Aunque todo es relativo: las reglas de Rusia sobre la medida en que las empresas extranjeras pueden invertir en industrias estratégicamente importantes son más estrictas que en la mayoría de los países occidentales.

Visto en este contexto, la represión regulatoria de China es esencialmente un ejercicio de gestión estatal en el que las autoridades apuntan a establecer un mayor control sobre lo que perciben como sectores económicos desproporcionados e improductivos que deberían facilitar los objetivos de desarrollo nacional.

Si estas intervenciones son un progreso es motivo de discusión, pero ayuda a comprender la filosofía fundamentalmente diferente que las sustenta.

Saludos.


1
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
  1. #1
    25/11/21 10:07
    Sobre el modelo económico de China me parece muy interesante este video
    https://www.youtube.com/watch?v=7SA7z-VjQW0