Blog Bitácora de crisis
La crisis económica en tiempo real

Cómo bajarse del Sistema

Advertencia: esta entrada contiene verdades incómodas, soluciones finales y verborrea anarco-liberal muy peligrosa. Si desea seguir leyendo, hágalo bajo su responsabilidad. No difunda estas ideas en su círculo de familiares, amigos y conocidos si quiere mantener su vida social intacta. No diga que no se lo advertí.  Es más, le aconsejo que vaya directamente al último párrafo si le parece inapropiado que cuelgue esto un domingo por la tarde.

 

 

En mis tiempos universitarios, nos explicaban el funcionamiento de la Economía como un circuito muy simple en el que empresas y hogares se intercambiaban bienes y servicios (flujo real) por tiempo remunerado con dinero (flujo monetario). Una cosa así:

Partiendo de este esquema básico, se podían añadir otros componentes para darle emoción al asunto: el sector público (participando con bienes y servicios públicos, transferencias e impuestos), el financiero (remunerando el ahorro y facilitando el consumo y la inversión), los intercambios de información…

A día de hoy, año 2012 de nuestra era, la Economía ya no puede ser explicada de esta manera. El esquema anterior lo puede utilizar un profesor de Historia Económica, pero no el de Introducción a la Economía. Y es que la realidad económica actual es la siguiente:

 

Es decir, las empresas y las familias, antes protagonistas del círculo, ahora nos limitamos a proveer de recursos a estos dos grandes bloques. Por si alguien cree que esto es una exageración dialéctica para hacer el post más interesante, propongo echar un vistazo al gráfico izquierdo, extraído de los últimos datos sobre financiación a familias y empresas, disponibles en la web del Banco de España. Desde que expliqué aquello del efecto crowding out, la cosa ha ido a peor.

Hay quien sugiere, con argumentos muy sesudos pero muy poco prácticos, que hay que mandar los criterios de Maastricht al cuerno, poner a la Administración a generar crecimiento y a salvar al planeta con un buen chute de inflación. También siguen ahí, sin despeinarse, los que creen que esto se arregla obligando al sector financiero a dar crédito a mansalva. Y mientras tanto, los mercados no se creen ni una coma del mensaje que los gobiernos están enviando: creed en lo que os decimos (que estamos recortando gastos porque somos unos dirigentes muy malvados) y no en lo que hacemos (utilizar al contribuyente como avalista del sector financiero). Como comprenderéis, los mercados no son tontos.

Lo que toca ahora es hacer Política Económica (con mayúsculas). Es decir, no vale con recortar de aquí y de allí, por muy grandes que sean las tijeras. Hay que replantearse el Sistema conjuntamente y elaborar una estrategia que tenga en cuenta la interdependencia entre el Estado del Bienestar y los Mercados (Bienes y Servicios, Energía, Laboral, Vivienda, Financiero). A mi juicio, el gran error que está cometiendo el Gobierno de Mariano Rajoy es abordar cada reformita por separado y ahí están los primeros resultados: las empresas solucionan sus problemas despidiendo, mientras el problema de los costes energéticos se enquista; los clientes son solventes para comprar un piso que el banco tiene en cartera pero no para viviendas libres; se recorta en sanidad, educación y políticas activas de empleo (y no lo critico de entrada) pero se desvía dinero público para concertar colegios privados y agencias de colocación. Eso sí, la desgravación por vivienda habitual, que nos cuesta 6.000 millones anuales, no se cuestiona. Y seguimos viendo muy normal que la gente esté dispuesta a endeudarse para comprar su casa pero no dedique un duro a su propia salud, a la educación de sus hijos o a su reciclaje profesional.

Bien, antes de que alguien me conteste escandalizado por lo que he dicho en el párrafo anterior (mira que lo advertí), vuelvo a la pregunta del millón: cómo bajarse del Sistema. Me permito dejar caer las siguientes propuestas:

  1. Lleva tu economía personal como si fuera la economía de tu propia empresa o la de tu país. Con una sencilla hoja de cálculo.
  2. Recorta en vivienda y en combustible. Invierte en tu propia salud y en tu educación (y en la salud y la educación de los tuyos, claro).
  3. Tu dinero en cuentas corrientes. Liquidez y disponibilidad máxima.
  4. Cero deudas. Cero subvenciones.
  5. Deja de leer periódicos. Infórmate en la blogosfera.
  6. Vete preparando un plan B para cuando te despidan. A ser posible, prepárate para trabajar por cuenta propia.
  7. Si te va el rollo patriota y/o te consideras una persona solidaria, observa las necesidades que hay a tu alrededor y dedícate a solucionarlas. Por ejemplo, creando una empresa. O una entidad sin ánimo de lucro, siempre que se pueda sostener de acuerdo con el punto 4.
  8. Deja de leer ya y ponte a trabajar por el punto 1 (te puedo pasar una plantilla si lo necesitas).

Ya veis, esto sí sería una auténtica revolución anti-sistema. En definitiva, se trata de devolver a la administración y al sector financiero al lugar de donde nunca debieron salir. Y recuperar el protagonismo y la responsabilidad que tenemos las personas y las empresas en la Economía.

 

Último párrafo: (viene de Advertencia). Vaya, 100 años ya del Titanic. Cómo pasa el tiempo.

Un saludo.

 

 

  

Comentarios
23
Página
2 / 2
  1. #21

    Cano003

    en respuesta a Dalamar
    Ver mensaje de Dalamar

    Madremia la de gente que se podría beneficiar si leyera esta web. Si me dejaran colgar algo en el BBVA de mi pueblo todos se enterarían jaj

  2. #22

    Macroymicroblogger

    en respuesta a esadelblog
    Ver mensaje de esadelblog

    Gracias por tu comentario, esadelblog, en este país hay mucha gente que cree que hemos nacido en un valle de lágrimas y que hay que pasar por el aro sí o sí. Por suerte cada vez somos más los que vivimos con los objetivos personales bien claros.

    S2

  3. #23

    lancho

    en respuesta a akiles1987
    Ver mensaje de akiles1987

    Gracias Akiles, siguiendo tu enlace a Youtube, me he encontrado este documental que tenía pendiente ver y me habían recomendado, sin desperdicio

    http://www.youtube.com/watch?v=d9PCPCEbqmY&feature=youtube_gdata_player

Autor del blog
Envía tu consulta