¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Horticultura Financiera

...para ahorradores e inversores domésticos

Invertir en una Bolsa alcista

El que la Bolsa sea alcista, puede suscitar y suscita las mismas temeridades que cuando es bajista. La primera pregunta que le surge al inversor es si cuando se decida a entrar será el último día de alzas consecutivas. Y esta pregunta tiene una simple respuesta: no se puede jugar a ser adivino ni se puede pensar que todo es fruto del azar. Hoy por hoy, nadie es capaz de pronosticar el final de una subida ni el fondo de una corrección, pero usando técnicas adecuadas, fruto de una base sólida de formación, puede uno ir anticipándose a los acontecimientos bursátiles que van surgiendo en el futuro. De esas técnicas no se puede esperar grandes garantías, por eso existen otras técnicas de protección del capital para que la propia Bolsa no nos despoje de nuestro bien más preciado para la inversión: el dinero.

El funcionamiento de las Bolsas no siguen unos patrones previamente establecidos, y sí al contrario: unos patrones se intentan adaptar a los acontecimientos bursátiles para ir arañando rentabilidades positivas a nuestra inversión. Recordemos que la Bolsa es muy sensible a acontecimientos políticos en cualquier lugar del mundo debido a la globalización, es sensible a la propia gestión de las empresas cotizadas, es sensible a la economía del país donde cotizan los valores, es sensible a la economía de los grandes países que dominan el capital mundial, es sensible a las decisiones de los grandes mandatarios de los Bancos Centrales, en fin, es sensible a las decisiones gubernamentales. Y cuando digo sensible me refiero, de igual forma, a la alegría que a la más profunda de las penas de los inversores. Por todo lo anterior, los analistas no somos capaces de identificar y explicar el funcionamiento racional de los Mercados.

Leer más

El arte de no quedar atrapado en las pérdidas

Las pérdidas forman parte del negocio de la inversión en los Mercados Financieros, hasta tal punto que son las causantes de nuestros mayores dolores de cabeza. Y, ya que forman parte de este negocio, tenemos que convivir con ellas irremediablemente, pero sin quedarnos atrapados pues ese es el peor de los males para un inversor. Ya he dicho alguna vez, en este sitio, que, si somos capaces de limitar las pérdidas, el resto serán ganancias. Aunque parezca muy sencillo este consejo, es muy difícil de llevarlo a la práctica pues aquí entra otra variante: la parte emocional, que, sin remedio, hay que dejarla a un lado para que no sea ella la que gestione nuestras inversiones.

Las estadísticas de los ahorradores que invierten su patrimonio queriendo hacer de los Mercados Financieros su forma de vida y su trabajo son demoledoras: el 60%, lo abandona a los tres meses; un 20%, al cabo de un año, ha dilapidado su patrimonio por no controlar la parte emocional ni las pérdidas; otro 10%, aguanta a duras penas; y el resto, se convierten en profesionales y son capaces de ganar dinero de una forma recurrente. Estos últimos, antes de entrar en el Mercado, se han formado concienzudamente y usan un método que cumplen con rigurosa exactitud como si de un reloj con maquinaria suiza se tratase. Se marcan sus criterios de entrada y salida y los cumplen, aunque sea en pérdidas, pues las aceptan mucho antes de que las materialicen. Como van a ser mínimas, las recuperarán en un futuro sin demasiadas complicaciones: el Mercado se las devolverá con creces.

Leer más

Un inversor y tres destinos: Renta Fija, Variable y Vivienda

Al pequeño inversor no se le ponen las cosas fáciles cuando tiene que tomar decisiones, en un momento como el actual, donde se cierne sobre él la confusión de hacia dónde tenderán los Mercados Financieros. Observa la escasa rentabilidad que proporciona la Renta Fija llegando a ser nula o negativa; las Bolsas Internacionales, todavía maltrechas y sin rumbo, están intentando curarse las heridas que le dejaron la evolución de sus índices en el 2018; los inmuebles parece que han retomado posiciones alcistas tanto por la vía del alquiler como de su propia revalorización; la incertidumbre de la política financiera local y extranjera confunde más que aclara; la inestabilidad de las divisas da una de cal y otra de arena; y, el Brexit, aún no ha dicho aquí estoy yo. Todo unido, ha dado lugar a un cóctel explosivo que lo único que ha hecho es crear cierta incertidumbre y alta volatilidad en el conjunto de los Mercados.

En resumidas cuentas, el inversor se encuentra con la disyuntiva de que no sabe hacia dónde debe canalizar el flujo de sus ahorros para obtener una digna rentabilidad: la crisis le ha dejado muy claro que sin ahorro el futuro es confuso. Situación bastante complicada, desde luego, pero hay algo que, si está bien definido, nos ayudará en nuestras decisiones, ese algo, es el perfil de riesgo, y a partir de ahí tomar decisiones para obtener una cartera diversificada.

Los Mercados Financieros están en terreno de nadie: La Renta Fija está provocando pérdidas, la Renta Variable está coqueteando con intentar levantarse y la Vivienda está haciendo las delicias de los que entraron en el suelo que dejó la burbuja inmobiliaria.

Leer más

Predecir la evolución de los Mercados Financieros

Las predicciones en los Mercados Financieros están muy relacionadas con las predicciones meteorológicas. El tiempo atmosférico es prácticamente impredecible pero se puede deducir la evolución más probable y con eso es con lo que nos quedamos. Lógicamente, cuanto más corto sea el plazo de predicción más asegurado estará el resultado del estudio predictivo. Predecir el comportamiento de un activo, sea de la índole que sea, a largo plazo, es el sueño de cualquier inversor. Y digo a largo plazo porque en el corto, los diferentes métodos que existen, tanto técnicos como fundamentales, logran muy buenos resultados usando datos del pasado en sus cálculos.

Para predecir el tiempo atmosférico el meteorólogo usa gráficos de isobaras, gráficos de la dirección del viento, fotos que le proporcionan los satélites y todo sustentado por la propia ciencia de la meteorología. En los Mercados Financieros se dispone también de gráficos que muestran la evolución de un activo en todas sus facetas, existiendo multitud de indicadores técnicos que ayudan a construir un escenario estratégico, se dispone de figuras chartistas que se repiten constantemente en el tiempo, se usan informes del valor intrínseco de la empresa, así como un análisis de expectativas presentes y futuras, llevando a los analistas a predecir la evolución de un activo asumiendo un mínimo error en el cálculo. Pero claro, la dirección del viento puede cambiar en cualquier momento, sin avisar, entonces la predicción se va al traste con todo el estudio. Esta es la razón por la que cualquier inversión, por mínima que sea, debe de tener un control permanente por parte del inversor doméstico e institucional. Por lo tanto, el ahorrador-inversor, si quiere llegar a buen puerto con sus inversiones, debe de limitarse a analizar los hechos y datos que tenga a su alcance y así poder anticiparse, lo más posible, a los cambios de tendencia asumiendo que cualquier cambio en el Mercado se traduce en un punto de inflexión en la tendencia calculada inicialmente. Ante este cambio, se debe de reaccionar de inmediato ya que la predicción inicial ha sido modificada por causas exógenas que no existían inicialmente pero que estaban previstas por si ocurrían.   Leer más

La difícil tarea de ser Inversor Doméstico

Hace ya algún tiempo, leí la entrevista que una publicación económica le hizo a un gestor de un megafondo cuya política de inversión estaba basada en la renta variable. Explicaba cómo, sin ningún tipo de escrúpulo, era capaz de romper soportes o resistencias a su antojo, con la única intención de equivocar al “pobre incauto inversor particular” y a los analistas técnicos, para que entrasen o saliesen de los valores que él marcaba. De esta forma conseguía mover las acciones para lucro del fondo que gestionaba. Si este gestor era capaz de hacer eso, pienso yo, los demás inversores institucionales también lo podrían hacer pues, al mover cientos de millones, moverán el Mercado. Efectivamente, así era, así es y, por desgracia, así será.

Lo anterior, que no deja de ser una realidad anecdótica dejando al pequeño inversor como el perdedor del Mercado, me viene al pelo para hablar del papel que nos toca representar a los inversores domésticos, particulares o minoristas. Ya lo he dicho alguna vez: nos toca, simplemente, recoger las migajas de los cadáveres que dejan tras de sí los grandes tiburones financieros.   Leer más

Horticultura Financiera

La horticultura es la disciplina que se ocupa de las técnicas y los conocimientos relativos al cultivo de las plantas de huerto destinadas al consumo. Por otro lado, las finanzas es una rama de la economía que se encarga del estudio de la obtención del capital para su posterior inversión con el fin de rentabilizar los ahorros. A simple vista, se puede decir que una disciplina y la otra se encuentran a años luz. Sin embargo, si se asocian, no parecen ya tan distantes pues las técnicas usadas para obtener buenos resultados tienen cierta similitud.

El horticultor doméstico se afana en la tarea de la preparación de sus huertos para cosechar las mejores hortalizas según la temporada para, en el momento de la recolección, llenarse con la satisfacción de degustar algo criado y cultivado por él mismo. De forma similar, el ahorrador o inversor doméstico se afana en la tarea de buscar el mejor producto financiero para rentabilizar sus ahorros, con el fin de satisfacer sus necesidades financieras en el futuro. La mayoría tienen sus ahorros invertidos en activos financieros de más o menos riesgo, según su intermediario le ha recomendado o según la intuición o forma de invertir de cada uno de ellos. Los beneficios que van a obtener de la huerta van a ser manjares, seguro. Los beneficios que obtendrán de sus inversiones serán los que tengan que ser acordes al acierto de su inversión y, lo principal, según el trabajo realizado para que esos ahorros les renten proporcionalmente al esfuerzo y al trabajo realizado con anterioridad.   Leer más

Autor del blog

  • Toño García

    Gestor de Activos Financieros e Inmobiliarios. Trader independiente. Colaborador en www.laopiniondezamora.es y en www.iahorro.com Comprometido con la Educación Financiera. @ToGarMos

Envía tu consulta