Las criptomonedas son monedas virtuales. Pueden ser intercambiadas y operadas como cualquier otra divisa tradicional, pero están fuera del control de los gobiernos e instituciones financieras. 


¿Cómo nacieron las criptomonedas?


 La primera criptomoneda fue el bitcoin. El dominio del bitcoin fue registrado en 2008, y la primera transacción tuvo lugar en 2009. Fue desarrollado por Satoshi Nakamoto. Sin embargo, se especula que Nakamoto es un seudónimo, ya que el creador del bitcoin es altamente reservado, y nadie sabe si se trata de una sola persona o de un grupo de individuos. 

 Existe un gran número de criptodivisas disponibles, todas con sus propias características y aplicaciones. Las que tienen mayor capitalización bursátil son, al menos por ahora, una minoría que incluye el bitcoin, el bitcoin cash, el ether, el litecoin, el ripple y el dash. 

 Las criptomonedas pueden considerarse una alternativa a las divisas tradicionales, pero en realidad fueron concebidas como una solución de pago completamente convencional. En estos momentos, un buen número de tiendas aceptan criptomonedas como forma de pago. 

 Aunque es cierto que su validez como método de pago es fundamental para su valor, las criptomonedas habitualmente se parecen más a materias primas como el oro que al mercado de forex. 

Igual que las materias primas:


El valor de una criptomoneda no está vinculado exclusivamente al comportamiento de una economía concreta. Los cambios en los tipos de interés y el aumento en las reservas monetarias solo tienen un efecto indirecto en su valor. El valor de las criptomonedas depende del compromiso de los usuarios por mantener su precio al convertirlas a divisas tradicionales 

Esto significa, al menos por ahora, que las criptodivisas son tratadas principalmente como una materia prima, es decir, una inversión cuyo retorno proviene de la especulación en torno a las subidas y bajadas en su valor. 


¿Cómo funciona el mercado de criptomonedas?


Los mercados de criptomonedas se encuentran descentralizados, lo que significa que estas no las emite ni respalda ninguna autoridad central, como un gobierno. En su lugar, se gestionan mediante una red de ordenadores, aunque pueden comprarse y venderse en mercados de negociación y almacenarse en carteras. 

A diferencia de las divisas tradicionales, las criptomonedas solo existen como un registro de propiedad digital compartido almacenado en cadenas de bloques. Cuando un usuario desea enviar a otro unidades de criptomoneda, las manda a la cartera digital del destinatario. La transacción no se considera completada hasta que se verifica y se añade a la cadena de bloques a través de un proceso llamado minado, que también es el proceso mediante el que se crean nuevos tokens de criptomonedas. 


¿Qué mueve el mercado de las criptomonedas?


Los mercados de criptomonedas se mueven de acuerdo a la oferta y la demanda. Sin embargo, como se encuentran descentralizados, no suelen afectarles los sucesos económicos y políticos que influyen a las divisas tradicionales. Aunque todavía existe una gran incertidumbre alrededor de las criptomonedas, los siguientes factores pueden tener un impacto significativo en su precio: 

  • Oferta: el número total de monedas y la tasa a la que se emiten, destruyen o pierden 
  • Capitalización bursátil: el valor de todas las monedas existentes y cómo perciben su evolución los usuarios. 
  • Prensa: la imagen de las criptomonedas que se presenta en los medios y cuánta cobertura reciben. 
  • Integración: el grado de integración en la infraestructura existente, como en los sistemas de pago electrónico. 
  • Acontecimientos clave: los sucesos relevantes, como cambios regulatorios, fallos de seguridad y reveses económicos.


¿Cuál es la diferencia entre una divisa digital y una criptomoneda?


 La diferencia entre una divisa digital y una criptomoneda es que esta última se encuentra descentralizada, lo que significa que no está emitida ni respaldada por una autoridad central, como un banco central o un gobierno. En su lugar, las criptomonedas se operan en una red de ordenadores. Las divisas digitales tienen todas las características de las divisas tradicionales: están emitidas por una autoridad central, pero solo existen en el mundo digital y son finitas.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!