blog Fresh Family Office
Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Las miserias y trapos sucios de los ETFs y fondos indexados.

Los fondos indexados suponen ya más del 50% del mercado de fondos de acciones en los EE.UU. Y en Europa y el resto del mundo también van ganando más y más adeptos. Los principales culpables de ello son sin duda quienes manejan los hilos de los fondos de gestión activa, que con sus mediocres rendimientos netos arrojan a los inversores escarmentados en brazos de los fondos de gestión pasiva. El razonamiento de estos inversores escarmentados es simple: Puestos a ganar poco, al menos pagar escasas comisiones por ello. Pero que la mayoría de fondos de gestión activa (entre 8 y 9 de cada 10) sean mediocres y no superen a sus respectivos índices, no implica que los inversores deban conformarse y dejar de buscar esa minoría que los superan y con creces, como ya explicamos en nuestro artículo publicado en la web de COBAS hace un par de años. Ahí va un ejemplo del alpha en rendimientos NETOS que consiguen determinados gestores estrella por encima de cualquier fondo indexado, y además con menor volatilidad:

Obviamente, para el inversor que que se informe más allá del pescado que venden los bancos en España, existen joyas como la del gráfico inferior, que superan de manera fulminante a los ETFs y demás fondos índices. 

Pero es que, además, las comparativas son aún más odiosas si analizamos en profundidad lo que está ocurriendo en la industria de los fondos indexados y ETFs. Veamos algunas de sus miserias:

Al igual que un fabricante de comida basura dista mucho de un buen chef, los responsables de gigantescos fondos indexados como los de BlackRockVanguard Group o StateStreet Corp nada tienen que ver con los buenos gestores de fondos de gestión Value. Los primeros sólo se preocupan de rellenar millones de cajas de cartón con algo que parezca comida, que sea barato y atractivo para los compradores. Les da absolutamente igual si sus clientes van a sufrir problemas de obesidad, hipertensión o cualquier otro problema de salud. Solo les importa vender cada día más y más volumen a bajo coste. Del mismo modo, los fondos indexados se centran exclusivamente en meter más y más millones en sus carteras, sin importarles en absoluto si lo que están comprando son buenos o malos negocios, bien o mal dirigidos, sin importarles su precio razonable, ni mucho menos los rendimientos que a largo plazo van a ofrecer a sus accionistas. Al fin y al cabo ¿por qué debería preocuparles, si cada día más y más inversores huyen de los restaurantes caros y se resignan a saciar su hambre a base de comida basura barata?

Lo que muchos no saben es que estos tres gigantes de la industria de fondos indexados y ETFs son los responsables de mantener directivos ineficientes en las empresas que invierten. Los motivos pueden ser, pensando bien, por pura despreocupación, pero si rascamos un poquito aparecen intereses inconfesables, como explicaremos más adelante. Y es que su tamaño empieza a ser tal, que sus votos en los consejos de administración son determinantes para mantener o sustituir equipos directivos. El resultado es que no solo invierten indiscriminadamente en empresas buenas y malas (algo inherente a la gestión pasiva o indexada), sino que además perpetúan con sus votos a malos directivos en sus cargos. La pregunta del millón es qué interés pueden tener esos dueños de los fondos índice en mantener y pagar bonus millonarios a directivos ineptos. Como siempre, el diablo está en los detalles.

Un estudio realizado por Reuters a través de la empresa Proxy Insight (gráfico inferior) revela que en las 300 peores empresas del índice Russell3000 con votos delegados, en el 93% de los casos BlackRock votó a favor de los directivos, Vanguard en el 91% de ellos y StateStreet en el 84%. El estudio concluye que estos tres gigantes solo apoyaron a los directivos de las empresas con peor rendimiento ligeramente menos que al resto de empresas del índice, o sea sin importarles en absoluto si los directivos estaban o no perjudicando los beneficios y la marcha de sus empresas.

La prueba del algodón es que los porcentajes de apoyo a equipos directivos de malas empresas por parte de los grandes fondos de pensiones, caen significativamente. Claro, a los fondos de pensiones sí les importa el rendimiento para sus futuros jubilados.

Alguno podrá decir que los gestores de fondos de gestión activa tampoco suelen llevar la contraria a los directivos que ostentan sus cargos, pero la realidad es que los gestores activos ya no invierten en empresas cuyos directivos lo estén haciendo mal o no estén de acuerdo con las decisiones que toman. De hecho esa es la esencia de la gestión activa, discriminar los buenos negocios gestionados por buenos directivos, y además teniendo en cuenta su precio respecto su valor intrínseco, en el caso de la gestión Value (comparad estos rendimientos con los de cualquier fondo pasivo). Es más, suponiendo que un gestor activo mediocre, gandul o desinformado compre una mala empresa y además apoye con su voto delegado a un equipo directivo malo, el peso que va a tener en la votación será infinitamente menos determinante que el que tiene un gigantesco fondo indexado o ETF.

Por tanto, el riesgo de que las empresas mediocres con directivos mediocres se perpetúen en el tiempo, por culpa de los votos delegados de accionistas gigantescos como son los ETFs y fondos índice, es más que considerable. ¿Por qué van a preocuparse esos fondos pasivos de la buena marcha de las empresas que tienen en cartera si su misión no es superar al índice sino simplemente replicarlo? ¿Por qué van a enfrentarse con sus malos directivos, van a sustituirlos o van a negarles un super bonus, si su único incentivo es el de hacer crecer el fondo y no el rendimiento de los partícipes?

Otro motivo -éste más maquiavélico e inmoral- para no llevar la contraria a los malos directivos de las grandes corporaciones es que son esos mismos directivos los que están colocando esos fondos de gestión pasiva entre sus miles y miles de empleados. Cómo se explica si no que, tanto Vanguard como State Street o BlackRock, votasen favorablemente para doblarle el sueldo al CEO de la compañía energética PG&E Corp, justo después de que sus acciones se desplomasen por los indicios de responsabilidad de la compañía en los incendios de de California. O que aprobasen bonus estratosféricos para los directivos de la compañía de cosmética Coty Inc -incluyendo medio millón de dólares para pagar los colegios de sus hijos- después de que la compañía se tambaleara por culpa de la temeraria adquisición que hicieron de la división de belleza de Procter & Gamble. También han vetado al unísono un intento del resto de los accionistas de diversificar el poder ejecutivo del CEO y a la vez Presidente del Consejo de General Electric Co, después de una década de malos resultados, etc., etc, etc... Incluso en los pocos casos del estudio del Russell3000 en los que los accionistas consiguieron vetar las bonificaciones a los directivos, en el 60% de ellos BlackRock intentó con su voto bonificarlos.

Tened en cuenta que las mayores posiciones que ostentan los fondos indexados y ETFs, al igual que ocurre con los índices que replican, son de compañías muy grandes, es decir con mayor número de empleados en todo el mundo. Esto es un círculo vicioso, ya que esos directivos no dejan de ser colocadores de los fondos a cambio de que en los consejos de administración los propietarios de los fondos voten favorablemente para que cobren sus bonus millonarios. Win-Win para ellos, pero lose-lose para inversores de ETFs/fondos indexados y para la Economía en general.

Como los principales afectados por la escasa calidad de las carteras son los propios inversores de dichos fondos, pudiera parecer que este círculo finalmente se cierra con cierta justicia. Pero no hay que despreciar el daño que se le está haciendo a la Economía global. porque cada día los Mercados financian con más y más millones a empresas y equipos mediocres sin que a nadie le importe esa asignación de capital ineficiente. Además los bancos centrales occidentales siguen con la barra libre de dinero gratis, y con esas inyecciones billonarias, junto con las de los fondos de gestión pasiva, nos estamos cargando la teoría evolutiva de Darwin. O sea, manteniendo empresas y directivos zombies con dinero creado de la nada y de inversores más preocupados por ahorrar comisiones que por invertur correctamente su dinero.

 

Comentarios
46
Página
3 / 3
  1. #41

    Eufrasio

    en respuesta a un_tonto_y_su_dinero
    Ver mensaje de un_tonto_y_su_dinero

    Te recomiendo este enlace de Bloomberg https://www.bloomberg.com/graphics/2019-asset-management-in-decline/

    Especialmente interesante la bajada de comisiones desde el 2008, incluso en fondos activos. Y es que cobrarte un 2% sobre el total de la inversión supone un 20% sobre los beneficios esperados. Eso si, tú asumes todo el riesgo y luego si eso ya veremos. Que se lo pregunten al Warren Buffett español. Un 20% hace correr a los gestores activos con una mano atada a la espalda.

    Mientras tanto Vanguard ahorra a sus inversores unos 155.750 millones de dólares al año. El señor Bogle montó una gestora cuyos propietarios son los propios fondos que ya lleva ahorrados dos billones de dólares a sus inversores. El único interés de la gestora son sus propios fondos, ya que repito, los propietarios de la misma son los fondos que gestiona. Y luego hablamos de trapos sucios.

    Otra falacia muy extendida, es que con la actual situación tiene que ser más fácil encontrar valor. La realidad demuestra lo contrario. Los fondos que superan al índice en porcentaje son menos que hace 10 años. Este comportamiento en el fondo es lógico. La bolsa, en un momento concreto, es un juego de suma 0. Si hay menos pardillos que pierde también habrá menos ganadores.

    Yo soy muy fan de la frase de Popper que dice que sólo hay dos teorías. Las que están equivocaras y las que aun no se ha demostrado que están equivocadas. Pero francamente, con estos argumentos seguiré fiel a la gestión indexada, que no pasiva, por mucho tiempo.

    Aun no conozco a nadie que adivine el futuro o que adivine quien adivina el futuro que es el caso del que elige fondos activos. Estrategias del tipo Risk Parity que defiende Dalio me parecen mucho más acertadas, si no fuese porque se apalanca en renta fija y encima acaba cometiendo el mismo pecado. Intentar adivinar la correlación futura entre activos. En cualquier caso, desde mi punto de vista, dar acceso a esos fondos añade mucho más valor que dar acceso a un fondo de fondos (double dipping) Triple en este caso:)

    En fin, que entiendo que se quiera abrir el debate de la gestión indexada pero mucho más relevante es hablar del reparto entre los distintos activos. Claro está que ese debate no deja suculentas comisiones Afortunadamente el debate del tipo de gestión esta ya casi superado en EEUU por la vía de los hechos. Hay que mirar hacia adelante y entender que hay palancas que mueven mucho más tu rentabilidad a riesgo constante que si un fondo es activo o indexado. Repito a riesgo constante.

  2. #42

    Longterminvestor1

    En mi opinión, algunos de los ETF que hay en el mercado son un éxito, un gran invento que como dicen algunos, presionan a los fondos de inversión activa a que bajen sus altísimas comisiones o se queden en el recuerdo.

    Lo que no debería estar permitido, es que esas grandísimas empresas (black rock, vanguard), con tanto poder, pudieran votar o estar en los consejos de administración. Estoy de acuerdo en que esas empresas votan en los consejos de acorde a sus intereses, que poco a nada tienen que ver con los de los inversores individuales de las mismas empresas. También decir que la propiedad común que se crea por culpa de esas empresas inversoras perjudica directamente también a los consumidores: a más propiedad común, los precios suben; los nefastos CEO no hacen nada para subir márgenes ni para tener una mayor competitividad en cuanto a las demás empresas. Simplemente se suben los precios y ganan más, sin hacer realmente nada. Los que crean que esto perjudica solamente a los inversores están equivocados, es una enfermedad que perjudica también tanto a la economía como a la gente de apie consumidora de los productos o servicios, pagando una inflación de precios injustificada.

    En mi opinión, para arreglar ésto, deberían regular y prohibir a empresas como blackrock o vanguard la posibilidad de entrar en consejos de administración o los derechos a voto. Al fin y al cabo, ellos son los grandes inversiones, pero con el dinero de otros, actuando como intermediarios. La nueva ley de brokers que aboga por tener cuentas ómnibus, no hace más que darles poder a los broker y empresas inversoras que, con el dinero de otras personas, se acaban convirtiendo en los mayores inversores de las empresas.

    Si cada vez que un inversor compre acciones (por lo cual, trozos de una empresa) a través de un intermediario se pusieran a su nombre en el mercado y no al de el intermediario, éstos problemas no sucederían. Pero estando las regulaciones como están, lo más sensato sería, como ya he dicho, prohibir a los intermediarios interferir en los consejos y votos de las empresas en cuestión. Tendríamos un sistema que como dice buffet en sus sareholders letters, es el más adecuado y el que más poder da al consejo de administración en cuanto al CEO: Un gran inversor que no vota en los consejos.

  3. #43

    Eufrasio

    en respuesta a Longterminvestor1
    Ver mensaje de Longterminvestor1

    Lo que comentas, de existir, es independiente de si la inversión es indexada o no. Solo está relacionado con el volumen del fondo. Hace 10 o 15 años, cuando la inversión indexa apenas tenía volumen, no leí ninguna queja al respecto. Será que la inversión activa la gestionan ángeles puros. Ojalá el modelo de Vanguard fuese igual en otras gestoras. Que el dueño de la gestora sea el propio fondo evita muchas tentaciones.

  4. #45

    Drno1

    Como no quiero reincidir en las respuestas tan bien fundamentadas que se han recogido en este post, tan sólo me gustaría, por un lado, agradecer a todos aquellos que habéis rebatido tan sólidamente dichos argumentos, y por otro, hacer ver las miserias, cada vez más frecuentes, de ciertos blogs comerciales.

    El denominador común es siempre el mismo; defendienden sus argumentos de forma intensa, en ocasiones vehementemente, hasta que en un momento dado, ofendidos por el "desproporcionado e injusto" ataque abandonan el debate de malas maneras e indignados por el trato recibido (comentario nº 34) aunque, como aquí ha ocurrido, la claridad, educación y buenas formas haya sido la nota dominante.

    Sin embargo, en esta ocasión, hay otro detalle que ha llamado mi atención y es que el post ha desaparecido del orden cronológico en la web, como si se quisiera ocultar deliberadamente. Desconozco si es una opción que Rankia ofrece a los blogueros o estos han de solicitarlo cuando el asunto se pone "caliente". La técnica del avestruz, diría.

    En definitiva, creo que debería existir una etiqueta del tipo "publireportaje" o similar que ayudara a identificar al instante cuando un post tiene una finalidad sesgada o tendenciosa hacia su producto y/o servicios. En algunos casos es muy clara pero en otros esa actitud está camuflada de forma mucho más sibilina. Este ha sido un claro ejemplo de ello.

    Un saludo

  5. #46

    Ferup

    Al igual que un fabricante de comida basura dista mucho de un buen chef, los responsables de gigantescos fondos indexados como los de BlackRock, Vanguard Group o StateStreet Corp nada tienen que ver con los buenos gestores de fondos de gestión Value. Los primeros sólo se preocupan de rellenar millones de cajas de cartón con algo que parezca comida, que sea barato y atractivo para los compradores. Les da absolutamente igual si sus clientes van a sufrir

    Supongo que cuando hablas de Value . No te refieres a Cobas???

  6. #47

    Albertos

    Hola a todos/as,

    Leo el artículo y las interesantes opiniones cruzadas y me gustaría aportar la mía.

    En la actualidad sólo tengo gestión activa, de varias gestoras entre las que destacan algunas de las Value españolas más significativas y nombradas. En algunas gano (Magallanes), en algunas pierdo (Cobas) y en otras voy más o menos igual (Bestinver). No veo con malos ojos la gestión pasiva, y creo que con el tiempo invertiré parte de mi capital por esa vía.

    En todo caso, ante los resultados comparativos de los últimos años de la gestión activa en general, y de algunas de esas gestoras en particular, entiendo perfectamente el ascenso en el interés por la gestión pasiva. Y creo que si se alarga en el tiempo la incapacidad de los gestores para batir los indices sólo algunos conseguiran sobrevivir, bien por su calidad contrastada bien por el amapro de algún banco que "coloca" sus productos sin importarle el cliente (¡ojo! El cliente, poco a poco, cada vez mejor informado).

    En todo caso, creo que el mercado está en un periodo "anormal" (si alguno es normal), en el que las cotizaciones de las compañías de gran capitalización están aumentando de una forma muy importante, mientras que las medianas y pequeñas no están tanto en el "radar" del interés del inversor. Esto beneficia a la gestión pasiva, con un cierto resultado de circulo vicioso beneficio-efecto llamada, que hace a su vez aumentar la gestión pasiva y el beneficio de la misma. No me atrevo a llamarlo burbuja, porque creo que no lo es, pero habrá que ver cómo reacciona esa forma de inversión en el tiempo y, más si cabe, ante una bajada pronunciada y general de las cotizaciones.

    Por lo demás, como decía, mi intención es tener productos de ambas naturalezas: activa más en Europa y Mundo y, cuando haya una corrección importante, abriré una pasiva en USA, donde intuyo que puede funcionar mejor.

Autor del blog
  • Gurús Mundi

    Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Envía tu consulta

Sitios que sigo