¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
ETFs - PM
ETFs y panorama mundial

Micro-motivos y Macro-comportamientos

La relación entre fenómenos a nivel micro y a nivel macro es casi siempre contraintuitiva porque no son relaciones lineales y muchas veces no cumplen con los principios de conmutatividad y asociatividad. El agregado social no siempre es igual a la suma o multiplicación del comportamiento de cada individuo; y el comportamiento del individuo no siempre es igual a la división o resta del agregado.

 

Muchas de las situaciones en los mercados, en la política y la economía dependen del comportamiento de ese agregado social y sus los bucles de retroalimentación (feedback-loops). El problema es que dicho comportamiento no puede ser inferido mediante extrapolaciones lineales o simples sumas del comportamiento de cada individuo. Es necesario ir más allá y estudiar las interacciones entre individuos y entre ellos y su entorno, y las características propias de la colectividad. Es decir, cómo reaccionan y se ven influenciados por el comportamiento de otros, pero también por el comportamiento del agregado social o de la manada.

 

El libro del que hablaré hoy se llama Micromotives and Macrobehavior y fue escrito hace más de 20 años, pero sus lecciones y herramientas no han caducado. Las siguientes son cosas que yo aprendí:

  • Los errores más frecuentes en un proceso inductivo y deductivo al tratar de explicar comportamientos macro-sociales. Esto es, inferir lo macro usando casos anecdóticos micro o deducir micro-comportamientos usando fenómenos macro.
  • Algunas herramientas y modelos mentales para estudiar los feedback-loops y la relación entre comportamientos micro y macro.
  • Los efectos dominó o cascada que tienen los feedback-loops e incentivos, y las consecuencias no deseadas.
  • Que muchas veces nos enfrentaremos a preguntas sin respuestas claras, pero que a pesar de ello nos pueden servir para evitar conclusiones apresuradas sobre la influencia que las intenciones individuales tienen en macro-comportamientos y viceversa.

Su autor Thomas Schelling fue un pionero en la Teoría de Juegos y por ello ganó el Nobel en 2005.

Cuelgo un ejemplo para que os deis una idea del contenido del libro:

 

#1

Durante la Guerra Fría existía la preocupación de que había una escasez de ingenieros. Por lo tanto se invirtió en muchos programas para producir más de ellos en USA.

El problema es que el proceso de preparación es largo mientras que la necesidad (o aparente necesidad) era inmediata. En promedio estamos hablando de 12 años de educación.

Cuando todos esos ingenieros se graduaron 12 años después, lo que sucedió fue que ahora tenían más de los que necesitaban en ese preciso momento y todavía tenían más en proceso de preparación. A pesar de que 12 años atrás necesitaban más ingenieros, ahora la realidad es que necesitaban menos de ellos y más de otras carreras.

En otras palabras, la escasez percibida provocada por una necesidad inmediata, resultó en una sobre-oferta en el futuro que deprimió los salarios de ese campo por algún tiempo. Esto ciclo tiene mucho parecido con los booms de varias tecnologías como las Telecos, los Ferrocarriles, las compañías dotcom, etc. Se invierte y se produce con las necesidades y expectativas del pasado recientes, en lugar de ajustarlas a las expectativas y necesidades futuras.

 

 

Algunas de mis citas favoritas:

What we typically have is a mode of contingent behavior —behavior that depends on what others are doing.
With people, we can get carried away with our image of goal seeking and problem solving.

We can forget that people pursue misguided goals or don’t know their goals, and that they enjoy or suffer subconscious processes that deceive them about their goals. And we can exaggerate how much good is accomplished when people achieve the goals we think they think they have been pursuing.

If we see pattern and order and regularity, we should withhold judgment about whether it is the pattern and order of a jungle, a slave system, or a community infested by parasitic diseases, and inquire first of all what it is that the individuals who comprise the system seem to be doing and how it is that their actions, in the large, produce the patterns we see. Then we can try to evaluate whether, at least according to what the individuals are trying to do, the resulting pattern is in some way responsive to their intentions.

The free market may not do much, or anything, to distribute opportunities and resources among people the way you or I might like them distributed, and it may not lead people to like the activities we wish they liked or to want to consume the things we wish they wanted to consume; it may encourage individualist rather than group values and it may fail to protect people against their own shortsightedness and self-indulgence. It may lead to asymmetrical personal relationships between employee and employer, lender and borrower, and attach too much status to material attainments. The market may even perform disastrously where inflation and depression are concerned. Still, within those serious limitations, it does remarkably well in coordinating or harmonizing or integrating the efforts of myriads of self-serving individuals and organizations.

Behind a typical free market is centuries of patient development of property rights and other legal arrangements, and an extraordinary standardization of goods and services and the terminology for describing them.

There are also the markets we don’t like that work entirely too well; for example, the market for stolen goods, which encourages burglary, the markets for votes and fixed traffic tickets and political favors and falsified inspection certificates, even a market for kidnapped businessmen— things that are not supposed to be for sale.

the crucial variables are (1) the increase in the level of some stock or population, (2) the speed with which that increase is to occur, and (3) the durability or longevity, i.e., the rate of turnover to which the growth rate is added. In economics this is called the “acceleration principle.” The acceleration principle is evidenced whenever two activities that are independently interesting are dependently related, by one’s being the other’s source of growth.

If the model is very simple, it may explain only very simple events, and for events so simple we may not need any model. If the model is complicated, it may be too specialized to fit any events except the particular events from which we derived it; in that case, it can be useful only as a compact formula for the particular phenomenon we have already analyzed. Models tend to be useful when they are simultaneously simple enough to fit a variety of behaviors and complex enough to fit behaviors that need the help of an explanatory model.

if everybody expects the same average behavior, they will systematically displace the average from where they thought it would be. We could call this the self-displacing prophecy. And if everybody not only shares this motivation but suspects everybody else does too, everybody will make allowance for everybody else’s bias and adjust his own performance further, aggravating the displacement.

What people actually “see and adapt to” is sometimes not the number of choices one way or the other but the consequences. 

Taboos are not easily dispelled by pronouncing them extinct, even in the mind of one who does the pronouncing. 

tacit conventions are sometimes harder to destroy than explicit ones, existing in potentially recalcitrant minds rather than on destructible paper.
Guía de ETFs publicados
Lista de libros mencionados
Este blog está escrito y editado por su autor. En ningún momento expresa el punto de vista y sentir de Rankia. Puedo cometer errores, malinterpretar la información o no coincidir con la idiosincrasia, opinión y juicio del lector. El autor de este blog no está siendo compensado al proporcionar ninguna opinión sobre productos, servicios, websites o cualquier otro rubro con excepción de libros a través del programa de afiliados de Amazon. No soy experto ni estoy certificado. Nada de lo escrito aquí debe interpretarse como recomendación para iniciar cualquier tipo de operación financiera. El lector deberá hacer su propio “due diligence”.
  1. #1

    Siames

    Este libro es fantástico. Un clásico que todo el mundo debería leer. Lo lie en la facultad y de verdad me abrió los ojo a como pensar sobre los fenómenos macro. Muchos empresarios y grandes hombres de negocios tienden a pensar erróneamente que grandes entidades macro como los consumidores, los inversores, exportadores y otros se pueden sustituir en un razonamiento como un agente que piensa de forma similar a un individuo. Este libro muestra como al agregar millones de individuos los resultados agregados pueden ser completamente inesperados y aveces opuestos al comportamiento individual. Me irrita profundamente por ejemplo cuando se compara la evolución´ón del consumo o el ahorro con un pensamiento sumatorio de lo que seria un comportamiento individual. En realidad por ejemplo esto es similar a cuando en política alguien "interpreta" unos resultados electorales complejos simplificando con esloganes del tipo los españoles han votado por el cambio...o viendo mas a la actualidad los catalanes quieren esto o aquello.

  2. #2

    Gaspar

    en respuesta a Siames
    Ver mensaje de Siames

    Sí, este libro es genial. La prosa es un poco lenta en algunas partes porque parece libro de texto universitario, pero es una joya de la que poco se habla.

    Tengo pendiente un post aplicando varios modelitos del libro a la Bolsa.

    Un abrazo!!!

Autor del blog

  • Gaspar

    La economía esta para servir a las personas y no las personas para servir a la economía.

Envía tu consulta

Creative Commons License
Este Blog esta bajo la licencia de Creative Commons.