Rankia Argentina
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El entrenador en finanzas personales

Recomendaciones para gestionar las finanzas en pareja, ¿conjuntas o separadas?

Algunos pueden llegar a pensar que gestionar las finanzas por separado en un matrimonio puede ser uno de los detonantes para provocar ruptura en las parejas. Hoy vamos a centrarnos en una de las cuestiones de las finanzas personales que más quebraderos de cabeza puede llegar a ocasionar a las parejas de todo el mundo : ¿Presupuesto familiar conjunto o individual?

En un principio muchas de las personas acaban gestionando un presupuesto económico personal cuando todavía no viven en pareja y toman la decisión de continuar de la misma forma una vez deciden vivir juntos, en cualquiera de los estados civiles. Otras parejas deciden, después de hablarlo en profundidad, que lo más cómodo sería integrar todas las partidas financieras y de gasto en un único presupuesto.

 

En cualquiera de las decisiones que cada una de las parejas afronten el éxito o no , vendrá dado no únicamente en el azar sino por la forma de madurar cada uno y también por los valores que atesore a nivel personal y en las formas en las que el dinero acaba relacionándose.

Hay aproximadamente un 51 por ciento de las parejas que acaban combinando e integrando todo el dinero en un único presupuesto. El 34 por ciento acaba gestionando cada uno su propio presupuesto destinando también una parte a gastos comunes y resultando en el 17 por ciento restante en no integrar siquiera ninguna partida económica. Esta es una aproximación y que de elaborarse estadísticas por países reflejarían resultados algo distintos. Y en la encuesta se ha elegido una muestra de datos en la que el espectro de población mayoritario son parejas de la generación millennial.

Con el enfoque híbrido, las parejas contribuyen a una cantidad fija de dinero por mes a las cuentas corrientes y de ahorro conjuntas. Luego, este dinero se utiliza para pagar todas las facturas conjuntas (alquiler, impuestos, consumos públicos, comida, gastos de mascotas, combustible, etc.) y financiar el objetivo de ahorro conjunto, que casi siempre acaba constituyendo un fondo de emergencias para los dos. A partir de ahí, cualquier dinero extra que cada uno obtenga durante el mes se destinará al presupuesto personal.

La contribución personal al presupuesto conjunto no lo dividimos por la mitad sino por el porcentaje en función de los ingresos de cada uno. Esta forma funciona muy bien siendo la más razonable y equitativa siendo preceptivo volver a recalcular y equilibrar los esfuerzos individuales de cada uno al presupuesto conjunto con periodicidad mínima  anual.Recomendaciones para gestionar las finanzas en pareja

El gestionar este enfoque híbrido (entre el presupuesto de gastos comunes y el personal) nos da la tranquilidad de que cada uno contribuye a la vida en pareja de una forma justa y que también puede disponer de su dinero para gastos personales sin que ello acabe ocasionando conflictos y peleas por culpa del dinero. Cada uno gasta su propio dinero en cosas que solo se beneficia uno mismo (ropa, salidas con amigos, móvil, cuotas del gimnasio, entre otros) y también se gasta el dinero conjunto para cuando el beneficio es mutuo.

Y otro de los puntos más importantes en esta estrategia de llevar las finanzas separadas es la seguridad y tranquilidad que brinda a la pareja. Si algo le sucediera a uno, ambos sabemos que el otro dispondría de todo su dinero de forma fácil, controlada y rápida. Si además la relación acabara en una separación o divorcio, la división de los activos sería aún más fácil. ¿Cuántas parejas se han encontrado con la desagradable situación de separar su patrimonio cuando una relación o matrimonio finaliza?

Y también una muy importante recomendación es establecer reuniones periódicas conjuntas en las que se habla del presupuesto, se analizan las desviaciones y de ser necesario se hacen los ajustes correspondientes. En las reuniones se habla sobre las facturas previstas, sobre cómo y de que forma canalizar el ahorro conjunto y tomando también decisiones tan importantes como la compra de una casa e incluso tener hijos. Mantener la mayor parte de las finanzas de forma separada hace sentirse a las parejas más libres de gastar su dinero de la forma que quiera. Ello redunda de forma muy positiva en reducir la posibilidad de discutir sobre como y de que forma se ha gastado determinado dinero.

Pero llevar y gestionar un único presupuesto no tiene que porqué resultar en algo negativo y que puede lastrar el futuro de las parejas, cuando un 51 por ciento defiende esta estrategia. Pero también sería bueno conocer el grado de educación financiera que atesoran muchas de las parejas de este 51 por ciento. Con la experiencia de haber tratado y ayudado en la resolución de conflictos económicos en parejas y matrimonios el consejo que brindo es el de gestionar presupuestos separados, por acumular más ventajas que desventajas.Recomendaciones para gestionar las finanzas en pareja - bis

La generación millennial es una generación muy preparada y que viene aplicando en su economía mejores estrategias que sus padres, hablando en términos de medias por supuesto. Lo que no recomiendo a ninguna pareja es que todos los gastos se lleven a título individual no llevando un riguroso control de los gastos conjuntos. Esto puede generar en muchas ocasiones conflictos irreconciliables por culpa del dinero y  la desconfianza que se acaba creando en la pareja. 

No se cual es la forma en que tú y tu pareja gestionáis vuestra finanzas personales y por ello te invito a participar en los comentarios.

 

 

Miquel Gómez

Entrenador en economía familiar

Asesor financiero certificado EFPA nº31727

www.miquelgomez.com

  1. #1

    Josehga

    Yo también creo que es mejor tener las cuentas separadas. Durante 11 años conviví con mi pareja sin estar casados, teníamos todo separado, incluida la vivienda, los coches, las cuentas bancarias, las inversiones... Una vez casados escogimos la separación absoluta de bienes, creo que es lo más recomendable cuando ambos cónyuges trabajan. Según establece este tipo de matrimonio, cada uno aporta a los gastos comunes de acuerdo a su nivel de ingresos. Cada uno tiene sus ingresos, sus inversiones, sus propiedades, sus deudas y es responsable de sus propios gastos sin que el otro tenga nada que decir al respecto. Si en el futuro nos divorciásemos el proceso sería muy sencillo a nivel económico, ya que no tenemos nada comprado a medias.

  2. #2

    Mgomezpere

    en respuesta a Josehga
    Ver mensaje de Josehga

    Gracias por tu comentario Josehga.En mi experiencia en la gran mayoría de ocasiones para una pareja lo más recomendable es que cada uno establezca su presupuesto individual. Y en este presupuesto por supuesto se incluirán las partidas del presupuesto que se asumen a nivel conjunto : alquiler o hipoteca, suministros, comida, hogar, etc. En este tipo de partidas comunes lo que sugiero siempre es aperturar una cuenta en el banco conjunta asociada sólo a estos gastos y mensual se procede a transferir fondos. .

  3. #3

    Josehga

    en respuesta a Mgomezpere
    Ver mensaje de Mgomezpere

    Es una opción. Pero en nuestro caso ni eso tenemos: cada cual tiene su cuenta con los gastos de la casa repartidos entre los dos. A fin de mes echamos cuentas y ajustamos con un único pago del que más ha pagado, con respecto a lo que debería haber pagado en relación a sus ingresos, al otro. Esto lo hacemos así porque si tuvieramos una tercera cuenta con las domiciliaciones tendríamos que pagar comisiones por las tres cuentas, ya que te exigen domiciliar recibos y tener nómina para no parar comisiones. De la manera que hacemos ahora, no tenemos que pagar comisión alguna, ya que cada uno tiene su cuenta con la nómina y varios recibos.

  4. #4

    Pablo1235

    Yo creo lo siguiente, y es que independientemente de lo que gane uno u otro, ambos deben sumar las ganancias y, posteriormente, pagar los gastos comunes como alquiler, comida, auto, expensas y más. Luego, el restante, se divide entre dos y que se haga con ese dinero cada uno lo que mejor plazca.

  5. #5

    Mgomezpere

    en respuesta a Josehga
    Ver mensaje de Josehga

    Entiendo lo que comentas en referencia a las comisiones que puede aplicar el banco por tener una tercera cuenta. Pero ahora y ante la gran competencia existente se puede tener esta cuenta conjunta sin comisiones, hay entidades que te lo permiten o también hay la posibilidad de negociarlo directamente. Todo va en la comodidad de gestión, si te es cómodo hacerlo así pues sigue llevándolo de esta forma. Saludos

  6. #6

    Mgomezpere

    en respuesta a Pablo1235
    Ver mensaje de Pablo1235

    Gracias Pablo por tu aportación. Podríamos encontrar diferentes formas de gestionar la economía doméstica pero lo más importante es que exista control y comodidad. En el post expongo una forma de hacerlo y que he transmitido a mis clientes durante años y he comprobado buenos resultados. Si te sientes cómodo llevando la economía doméstica de este modo sigue así. Pero también no pierdas el foco en saber identificar cual es el patrimonio por separado por si en algún momento puede ocurrir una ruptura, una tendencia que sigue creciendo en nuestra sociedad. Saludos