Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Antes de gastar tu dinero te conviene aprender esto

2 recomendaciones

¿En cuántas ocasiones has pasado por una tienda o almacén y, de repente, aparece ante tus ojos ese objeto perfecto –llamase vestido, televisor, celular, bolso, entre otros-, con el que, como dice una amiga muy querida, “has soñado toda la vida”?

Lo primero que piensas es que, aunque no lo estabas buscando, siempre lo has necesitado.  De inmediato ingresas a la tienda, preguntas por su precio y entras en el dilema de “comprar o no comprar”, todo ello para, finalmente, justificar esa compra como una “necesidad”, incluso, no te importa si para pagarla acudes a la práctica del tarjetazo, en módicas cuotas mensuales.

También puedes verlo en video

¿Realmente era una necesidad? o se trató de un capricho que convertiste en necesidad para justificar el dinero que gastaste. Las necesidades se definen como las cosas básicas que se requieren para sobrevivir, entre ellas encontramos la alimentación, la vivienda, la ropa, la educación, salud, etc.; mientras que, los caprichos corresponden a gastos superfluos e innecesarios que podemos postergar para un futuro.

Por ejemplo, estás en casa y sientes hambre, puedes satisfacer esta necesidad preparando algo. Sin embargo, lo que deseas es comer hamburguesa con doble carne de tu restaurante favorito y decides pedir un domicilio.

Otro ejemplo, el celular es un medio de comunicación necesario en la actualidad, pero debes pensar que es lo que puedes costearte: el último iphone o un celular de gama media. Ambos cumplen con el propósito, y quizás tu presupuesto no te permita comprar un iphone.

No hay una regla universal para identificar qué tipo de cosas son necesidades y cuáles son caprichos, cada persona tiene una percepción diferente dependiendo de su nivel de vida, de sus creencias, de sus prioridades, entre otras. Más que pedir una opinión a otras personas sobre la importancia que tiene para ellas comprar determinado bien o servicio, o si estaría bien o mal hacerlo, debes aprender tú mismo a reconocer las necesidades y, de esta forma, tomar decisiones acertadas.

Te dejo algunas preguntas para que, cada vez que aparezcan frente a tus ojos estas tentaciones, te cuestiones y puedas reconocer, antes de hacer la compra, si ésta es sólo un capricho que terminará afectando tus finanzas o si realmente es un objeto sin el cual  no puedes sobrevivir.

1. ¿De verdad lo necesito o estoy buscando justificaciones para creer que lo necesito?

2. ¿Voy a utilizar el producto o servicio que quiero comprar?

3. ¿Ya tengo uno o varios productos o servicios que me prestan la misma utilidad?

4. Si no tengo dinero ¿vale la pena adquirir una deuda para poder comprarlo?

5. Si tengo el dinero ¿vale la pena utilizarlo en esta compra? o ¿es dinero que requiero para un gasto básico?

6. ¿Podría conseguir uno de las mismas características o similares pero más económico?

7. ¿Lo compro sólo porque está de moda y qué dirán de mí los demás si no lo tengo?

Hacerte estos cuestionamientos te permitirá comprender la diferencia entre necesidad y capricho. Las respuestas sinceras te ayudaran a controlar tus impulsos, a revaluar tus hábitos de consumo y, por ende, a mejorar el estado de tus finanzas, tu bienestar y el de los tuyos.

No olvides que a tus finanzas hay que darles la importancia que se merecen. Gracias por tu apoyo

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...