Blog e-finanzas
¡Dale a tus finanzas la importancia que se merecen!

Las tarjetas de crédito no son tus enemigas

 

En muchas oportunidades he escuchado decir que: “las tarjetas de crédito son un problema”, o “un mal necesario”, pero, en mi concepto, el problema no es la tarjeta en sí, sino la falta de conocimiento que se tiene sobre su adecuado manejo y los malos hábitos de consumo. Son estos malos hábitos los que pueden llevar a que esta herramienta te dé, al inicio, aparentes estados de alegría o euforia y, al final, ¡reales dolores de cabeza y estrés!

Teniendo claro que el problema no es la herramienta sino la forma en que la utilizamos, considero importante darte estos consejos sobre las tarjetas de crédito que me han permitido mantener saludables mis finanzas, sin tener que llegar a la drástica decisión de cortarlas en pedazos o esconderlas en el último rincón del cajón.

 

 

  • ¡Una tarjeta es suficiente!  Créeme 10 tarjetas de crédito en tu billetera, no te dan más estatus ni te elevan de clase social. No vayas solicitando ni recibiendo tarjetas de crédito como si fueran publicidad. Recuerda que cada una de ellas tiene un costo asociado, no solo por lo intereses, sino por su uso.
  • Antes de recibir la tarjeta, tómate la molestia de investigar y hacer las siguientes preguntas: ¿Qué interés efectivo anual cobra? ¿Cuál es el valor de la cuota de manejo? Si la tarjeta está exenta de cuota de manejo ¿Por cuánto tiempo aplica la exención? ¿Cuándo es la fecha de corte? Lo anterior lo puedes hacer en dos o tres bancos para que tengas varias opciones y decidirte por la más conveniente.
  • Has tomado la decisión y la tienes en tu poder, lo primero que debes entender es que ¡la tarjeta de crédito no es una extensión de tu salario! Nunca utilices tu tarjeta de crédito sin conocer tu capacidad de pago, para lo cual debes acudir a la información que te brinda tu presupuesto mensual de ingresos y gastos, de esta forma, también revisarás a conciencia qué tan importante es la compra que vas a hacer.
  • Aunque es un medio rápido para obtener liquidez, el avance de efectivo no es considerado una compra de mercancía sino un préstamo que se empieza a pagar tan pronto se recibe el dinero y la tasa de interés es más alta, además de otros costos asociados.
  • Ten en cuenta todos los beneficios que ofrece tu tarjeta de crédito, son diferentes para cada entidad pero pueden incluir millas, promociones, puntos entre otros.
  • Recuerda que, si tienes un adecuado manejo de tu tarjeta, tendrás un cupo de crédito abierto para acudir a él en caso de algún imprevisto, además una tarjeta de crédito bien utilizada será un buen punto de partida para tu historial crediticio.
  • No es desconocido para nadie que las tarjetas de crédito son, valga la redundancia, el crédito de consumo más costoso que existe en el mercado, así que, no caigas en el error de utilizar tu tarjeta de crédito en módicas cuotas y pagar solo la cuota mínima mensual, ya que, de esta forma, puedes terminar pagando más de dos veces el valor original de la compra. toma el buen hábito de realizar todas tus compras a una sola cuota.He aquí varias razones por las que esto te puede interesar:

1. Evitar el riesgo de llevar dinero en efectivo.

2. Cuando manejas tu tarjeta de crédito pagando siempre el saldo total, puedes hacer entrega de ésta en cualquier momento, por ejemplo: cuando el banco te quite la exención de pago de cuota de manejo, pero te aseguro que te ampliará ese beneficio ¡a mí siempre me funciona el truco!

3. ¡El banco te financia en promedio 50 días sin cobrarte intereses! No te hecho cuentos, entre la fecha de corte y la fecha de pago de tu tarjeta corren aproximadamente 50 días, para obtener este beneficio, debes realizar la compra el día siguiente a la fecha de corte, diferirla a una cuota y hacer el pago total en la fecha establecida.

4. Finalmente, puedes aprovechar los descuentos en establecimientos comerciales por pagos con tarjeta de crédito. Esto es válido cuando tienes presupuestado hacer una compra en efectivo y, cuando llegas a la caja, te dicen que por pago con tarjeta de crédito se aplica un descuento del 30% por ejemplo, tú pagas con la tarjeta a una cuota, guardas el efectivo para el pago correspondiente, no incurres en deuda y te ahorras unos pesitos.

Espero que con estas sencillas lecciones hayas aprendido que la tarjeta de crédito no es tu enemiga, por el contrario, cuando conoces la forma adecuada como se debe manejar, puedes aprovechar todos sus beneficios y ventajas y convertirla en una buena aliada en el proceso de organización y administración de tus finanzas.

 

Eli Bravo

Coach finanzas personales

http://www.eliytusfinanzas.com/

Autor del blog