Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Los CFDs, o contratos por diferencias, son acuerdos por los cuales, comprador y vendedor intercambian la diferencia de cotización de un activo subyacente, sin que el comprador obtenga en ningún momento la propiedad del activo subyacente. Esta sencilla definición no resulta muy atractiva, lo que hace interesante a este producto derivado es el apalancamiento.

Lo que estos productos financieros ofrecen, es tomar posiciones en el mercado con un volumen del que el inversor no dispone. Esto se consigue a través del apalancamiento, que en resumidas cuentas, como tomar prestado dinero al bróker para que opere en nuestro nombre.

Ejemplo apalancamiento CFDs

Un ejemplo sencillo. Si deseamos operar con CFDs sobre índices futuros, con una cuenta de 3.000€ pongamos por ejemplo el IBEX, en el que el multiplicador del IBEX es 10€. El total del nominal que vamos a mover con este contrato es de 10€ multiplicado por el valor del índice en el momento en el que formalizamos el contrato por el número de contratos. Poniendo por caso la cotización del IBEX al  cierre de mercado del día 10 de octubre de 2013, situada en 9660.50 puntos, nuestro nominal sería de 96.605€. Si nuestro bróker nos retiene un 1%, tendríamos que poner en concepto de garantía 966.05€, pero realmente nuestro nominal, sobre el que se efectuara la liquidación por diferencia no es esa cantidad, sino 96.605€.

Por tanto, a la hora de calcular la liquidación por diferencia del CFD, deberemos calcularlo sobre el nominal. Poniendo por caso que el índice experimenta una subida y se sitúa en 9700.00 puntos,  el comprador del contrato ganaría la diferencia de 39.5 puntos multiplicados por 10 el multiplicador y por el número de contratos, que en este caso sería 1, lo que hace un total de 395€ con una de 966.05€, lo que supone una ganancia de un 40.88%, sobre el dinero de la garantía, y un 13.17% sobre el total de la cuenta.

Si calculamos la rentabilidad ante la variación de un punto del IBEX, observamos que varía la rentabilidad de nuestra cuenta con CFD en algo más de un 0.33%, por lo que puede entrañar riesgos importantes si el índice evoluciona en nuestra contra, especialmente en momentos en los que la volatilidad es alta. Por esta razón podemos decir que el apalancamiento es un multiplicador del riesgo.

Apalancamiento

A la hora de calcular nuestro apalancamiento, hay que tener en cuenta el volumen de fondos de nuestra cuenta. Poniendo por caso que disponemos de una cuenta de 3.000€, podemos calcular el apalancamiento de nuestra cuenta dividiendo el valor del nominal por el valor de nuestra cuenta,  por lo que obtendríamos 32.20. Esto significa que se estamos moviendo 32.20 veces el valor de nuestra cuenta.

Ahora calculemos el apalancamiento para dos contratos iguales a los anteriores, nuestro nominal sería de 193.210€ con los mismos 3000€ que tenemos disponibles,  por lo que el apalancamiento sería de 64.40. En este nuevo escenario, una variación de un punto del IBEX repercutiría en 20€, por lo que a la misma variación del índice que en el caso anterior, la variación expresada en euros es el doble. Por esta razón es por la que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de apalancarnos, porque a mayor nivel de apalancamiento estamos sometidos a un riesgo mayor.
Dada esta situación, es muy importante realizar una correcta gestión del riesgo al que estamos dispuestos a asumir a la hora de operar con CFDs
 

 

 

  1. #2
    apiserun

    Vale está bien lo que dices pero no haces incapie en que es el mmargen libre y la diferencia entre la cantidad de la garantia aportada.

  2. #1
    apiserun

    Vale está bien lo que dices pero no haces incapie en que es el mmargen libre y la diferencia entre la cantidad de la garantia aportada.