¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El blog de Alejandro Martínez
Contrarian con sentido común

Quién mantiene a quién en España

“Los contribuyentes son los únicos que trabajan para la Administración sin hacer oposiciones“. Se trata de una frase atribuida a Ronald Reagan, expresidente de Estados Unidos.

Probablemente tenga usted mejores cosas que hacer que repasar las cuentas públicas. Ya tiene bastante con trabajar y tributar, que hay que mantener a un 67% de la sociedad. No me malentienda, no quiero decir que unos vivan a costa de otros. O sí, pero no me parece una mala idea. No quiero vivir en una selva y hoy en día si gestionamos con prudencia en España es posible generar un bienestar para todos mayor al que ha habido jamás.

Es un hecho que la mayor parte de la sociedad vive con estándares que nunca hubiera soñado ningún noble de la antigüedad. Otra cosa es que estemos acostumbrados y sanamente queramos más, o en otras palabras, que ya no nos conformemos con agua del grifo y comida en la nevera (cosa que no ocurre en gran parte del mundo, que no tiene nevera ni grifo).

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), y con datos de octubre pasado, los grandes grupos en los que podemos dividir la población son tres. En primer lugar los que no reciben ingresos:

  •  Menores de 16 años: 7,98 millones de personas. Nuestro futuro, los que darán forma a la sociedad que nos llega.
  •    Pensionistas: 7,85 millones de personas. Una generación a la que se prometió seguridad y se le da precariedad.
  •    Otros inactivos: 7,84 millones de personas. Estudiantes, labores del hogar, incapacitados y otros.

En segundo lugar, los que reciben dinero público (léase dinero suyo, mío y de todos):

  •     Parados: 4,3 millones de personas aptas para el trabajo, que no trabajan y cobran subsidio.
  •     Empleados públicos: 3 millones de personas, que cobran un 50% más que en el sector privado.

Eso son unos 30,97 millones de personas que hay que mantener. Algunos dirán que los empleados públicos también pagan impuestos. La razón de que los incluya es que su salario neto (bruto menos sus rentas del trabajo) y por tanto su consumo, ahorro e inversión posteriores (con sus consecuencias tributarias) también se origina de las mismas arcas públicas.

¿Y quién llena esas arcas públicas? El siguiente grupo:

  1.     Autónomos y trabajadores por cuenta ajena: 15,5 millones de personas. Un tercio de la sociedad, aproximadamente.

Es tan fácil (y tan injusto) hacer demagogia acusando al empresario de explotador como al funcionario de ser un lastre. Los números son los que son, y lo que conviene preguntarse es si son adecuados a nuestra realidad actual. Creo que cuesta negar que una sociedad necesita tres cosas:

  1.     Emprendedores que construyan empresas y generen empleos, porque su generación de recursos es la que mantiene la sociedad del bienestar.
  2.     Gestores que marquen límites a lo que es mercantilizable, generen un ecosistema sano para la actividad económica y administren los recursos que se generan gracias a esto con respeto (no es su dinero), prudencia (no está garantizado) y eficiencia (no hacer con más lo que se puede hacer con menos), asegurando su conservación. Y esta correcta administración es imposible sin funcionarios, siempre dimensionados a las necesidades reales. ¿No es ese el verdadero significado de la palabra Administración?
  3.     Mecanismos de control para asegurarse de que lo anterior se cumple. Y no, no me valen las urnas cada cuatro años. A Hacienda tampoco.

Insisto: No va de ideologías. Lo que no se puede pedir es peras al olmo. Y el signo indicativo de que lo anterior no se cumple es la deuda. Los recursos son los que son. O no se ha gestionado el dinero con respeto, o ha faltado prudencia, o no hemos sido eficientes. Y la solución no es subir impuestos (otra vez).

Es pura lógica que si una persona ha de mantener a otras dos, la sociedad se tambalee si no tiene un buen colchón económico o si su estructura no es lo suficientemente ligera. En nuestro caso, las arcas están vacías, estamos endeudados por el 100% de nuestro PIB y nuestra estructura no adelgaza. No es la ideología, es sentido común.

  1. #1

    enoc

    Gracias por el articulo

    Pienso igual que usted...con un poco de seriedad a la hora de gestionar, evitando duplicidades y min reinados......hasta sobraba dinero.

    Espero que la forma de pensar de todos nosotros vaya cambiando y veamos esta situacion como posibilidad de cambiar nuestro pais a algo mejor.

    Saludos

  2. #2

    Enberto

    Afortunadamente cada día se ven mas comentarios como el tuyo, pero no nos engañemos, esto solo cambiara cuando en lugar de aplaudir al político de turno cuando dice que doblara los sueldos, todos funcionarios, expropiar a los ricos, duplicar impuestos a los medio ricos...

    Cuando los corran a tomatazos, algo estará cambiando, por ahora, me temo que nada que hacer, ir directos a la miseria

  3. #3

    Tonibgs

    en respuesta a Enberto
    Ver mensaje de Enberto

    Justamente lo que se ha echo hasta ahora durante 40 años es precisamente eso que dices. Pero es curioso que algún otro partido gana votos diciendo exactamente lo que dices.
    En fin, aquí nadie hará nada hasta que sea demasiado tarde.
    Pobre del partido político o persona que diga la verdad....

  4. #4

    kiaran1

    Leído el excelente artículo
    ¿Por qué la educación la sanidad se han convertido en terreno de lucha política?

  5. #5

    Alcayotico

    Los contribuyentes netos trabajan para la administración sin hacer oposiciones.Añado lo de netos porque muchos no caen en la cuenta de que son receptores netos de dinero público.
    Ojalá que los recursos fueran bien gestionados para generar mayor bienestar para todos.Pero hay poca transparencia, mucho robo y cualquiera de Jefe de Negociado hacia arriba puede tener ocurrencias peregrinas que son pagadas con dinero público sin que nadie le discuta.
    La tendencia es que cada vez menos personas acumulan mayor porcentaje de miel, arrinconando a la mayoría en una esquina de esta colmena que es España.
    Muchos de los que acumulan no respetan las reglas del juego.
    Muchos de los despojados tampoco.
    Hay un cierto nivel de bienestar a la vez que una creciente desigualdad.

Autor del blog

  • Alejandro Martínez

    Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Master Bursátil y Financiero y European Financial Advisor. EAFI nº 42

Envía tu consulta