Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
China, de nuevo, genera caídas en las bolsas

China, de nuevo, genera caídas en las bolsas

Los números rojos de las Bolsas europeas han ido aumentando a medida que avanzaba la sesión, hasta generar una jornada de fuertes caídas.

El catalizador de los descensos lo tenemos en China: las autoridades del país, en un paso más dentro de la espiral de nerviosismo que les invade tras los desplomes bursátiles y el progresivo y lento empeoramiento de los datos macroeconómicos en los últimos trimestres, han decidido devaluar el Yuan cerca de un 2%, con el objetivo de relanzar la competitividad del país. Esta decisión, probablemente, se debe en parte al último y muy mal dato de exportaciones del mes de julio que conocimos. Los sectores europeos más sensibles a las importaciones chinas (desalentadas con una divisa más barata), como automóviles, recursos básicos o bienes de lujo, han liderado las caídas, convirtiendo al DAX alemán en el peor selectivo del Continente.

En el Ibex, Inditex ha sido el valor que más puntos ha restado al selectivo por esta razón.

Sin embargo, no es probable que esta depreciación del Yuan tenga demasiado alcance, más allá de lo que estamos viendo en el día de hoy.

Por el lado contrario, tenemos una buena noticia al conocerse el acuerdo virtual y definitivo para proceder con el Tercer Rescate de Grecia. Tan sólo faltan pequeños flecos y la formalización con las votaciones en los distintos Parlamentos nacionales. La noticia no ha tenido ningún efecto sobre el mercado, al estar ya totalmente descontada.

Desde mediados de julio, estamos teniendo un verano bastante tranquilo. La primera mitad del mes de julio fue muy volátil, al coincidir los desplomes de la Bolsa China con las negociaciones sobre el Rescate de Grecia. Pero una vez eliminado el peligro inminente de Grexit, la volatilidad ha descendido de manera muy consistente.

En general, tenemos a los selectivos europeos y americanos ligeramente por debajo de sus principales zonas de confort anuales. El DAX alemán, por ejemplo, cotiza a medio camino entre los máximos y los mínimos anuales.

Los catalizadores que asoman en el horizonte son principalmente dos: las expectativas sobre la fecha de la subida de tipos en EE. UU. (septiembre parece una opción posible pero no segura, lo que indica que no está descontado), y el comportamiento de los mercados chinos. La atención sobre Grecia va a continuar diluyéndose, hasta prácticamente desparecer durante las próximas semanas.

Así pues, el panorama se orienta hacia una mayor tranquilidad, lo que podría desembocar en movimientos más pausados que podrían reposar sobre cierta inercia alcista. Cualquier corrección mínimamente significativa (a partir de un 3%), podría ser considerada una posibilidad de compra en gráficos semanales.