Diversificación

Pero... ¿Qué es la diversificación?

La diversificación no es más que "repartir" nuestras inversiones en distintos activos financieros con el fin de diminuir el riesgo propio de cada empresa, y tratar de asumir únicamente el riesgo de mercado. Si no somos capaces de saber qué empresa será la que mejor lo va a hacer, es conveniente repartir la inversión en distintos activos para tratar de evitar invertirlo todo en una empresa que acabe quebrando. 

Riesgo

  • El riesgo propio de una empresa atiende a los factores que afectan sólo a esa empresa. Por ejemplo, una mala gestión de las inversiones, una compra fallida, un "error" de contabilidad, un error de producción, marketing etc. 
  • El riesgo de mercado depende de los factores que inciden sobre el mercado en general o sobre un sector (riesgo sectorial), por ejemplo las políticas económicas (tipos de interés, subvenciones...), una meteorología adversa, un atentado, caída de la demanda, contracción económica, materias primas... 

Una vez tenemos identificados dos de los principales riesgos que sufriremos al invertir en bolsa, pasamos a ver qué estrategias podemos aplicar para tratar de reducirlos. En realidad el riesgo de mercado es el más difícil de limitar, no obstantes existen distintas estrategias que podemos aplicar, incluso con cantidades reducidas de capital. 

 

Estrategias para diversificar con poco dinero

Pensando en invertir en bolsa, encontramos distintos productos, desde los derivados (CFDs, Opciones, Futuros...) hasta las acciones, ETFs, ETFs sintéticos (apalancados/inversos) y productos de renta fija. Aunque los derivados los podemos utilizar para diversificar, los vamos a dejar de lado por la dificultad que pueden conllevar ya que quiero centrarme en una diversificación muy sencilla. Diversificación

 

Dentro de la diversificación encontramos la diversificación ingenua que consiste en tratar de invertir en tantos valores como sean suficientes para eliminar el riesgo propio de cada empresa (cada empresa ponderaría muy poco) y con ello conseguimos sólo asumir el riesgo de mercado. De manera que si una de las empresas quebrase, el impacto en nuestra cartera sería muy reducido.

El problema de la diversificación ingenua son las comisiones

El problema de la diversificación ingenua es que deberíamos invertir en una gran cantidad de empresas y eso lleva asociadas unas comisiones que nos quitarían una parte muy importante de la rentabilidad a largo plazo. 

 

Por tanto, si quitamos la posibilidad de usar derivados (por su complejidad que no busco en este artículo) y quitamos la posibilidad de invertir en muchas empresas (por las comisiones) nos quedan un par de soluciones muy interesantes para diversificar y además con poco dinero. A pesar de esto brokers como Degiro incluyen la posibilidad, además de los ETF gratis de operar también con derivados para cubrir y diversificar las carteras. 

 

¡Sé el primero en comentar!