Los retornos de pensar por uno mismo

Antes de nada quería comentaros que he abierto una cuenta en substack aquí, donde progresivamente iré escribiendo en abierto y también generando contenidos más premium, vídeos, podcasts, sesiones AMA, etc... para aquellos que además de leerme quieran también aprender todo lo que yo aprendo y quiero seguir aprendiendo en mi particular camino hacia lo más parecido a la Soberanía Individual con foco en el aspecto más importante de todos, el de la auténtica Soberanía Financiera.

Me servirá para estimar si el mensaje que intento transmitir verdaderamente está calando; lo que tengo claro es que substack es una plataforma mejor que el wordpress que estaba usando hasta ahora.

Por cierto que los que hayan comprado mi curso en rankia tendrán acceso gratis a todos esos contenidos premium a los que me refiero arriba. Si eres uno de ellos apúntate en la versión gratuita y contáctame a continuación para regalarte la suscripción premium.

Aunque lo que más haré será trabajar en el curso con todo lo relacionado con Bitcoin, quiero también destinar tiempo a explorar otros aspectos de la soberanía que me interesan y que no creo que tengan cabida en una comunidad sobre todo enfocada al ámbito financiero. 

Afortunadamente es algo que puedo hacer viva donde viva así que encaja con mi plan de hacer portátil mi trabajo y patrimonio.

Los diferentes prismas


Mucha gente sigue pensando bajo el prisma fiat. Por ejemplo, no me acostumbro a los sesudos análisis sobre la empresa X para ver si con ello la rentabilidad de mi cartera será un ¿1%? superior.

Cuando cambiamos de sistema monetario, todos los análisis que hagamos se basan en hipótesis que mayoritariamente no se van a cumplir. ¿Qué sentido tiene pensar en estos términos? Si no hubiese Bitcoin, el oro me parecería más razonable que analizar el valor de determinadas acciones.

Las cuentas de las empresas no tendrán nada que ver con el prisma actual si en medio tenemos un completo cambio de paradigma monetario. Sí, si la empresa es capaz de generar valor, debería ser capaz de generarlo tras un cambio de sistema monetario, estoy de acuerdo con esta parte de la filosofía value. Pero no será en absoluto la MEJOR manera de protegerte.

Más extraño me parece cuando se analizan empresas cuyos ingresos provienen en gran medida del sector público o empresas cuyo negocio está claramente protegido por la regulación. Por ejemplo, me parece de locos analizar la rentabilidad de tener Iberdrola en tu cartera, o Repsol por citar unos pocos ejemplos cuando de lo que estamos hablando es de finiquitar el Estado de bienestar tal y como conocemos. ¿Alguien cree que en una economía de libre mercado empresas así podrían competir?

Hace un par de meses hablaba con un Sr con +30 años de experiencia en Repsol y me comentaba el grado de politización en la empresa como algo escandaloso. Una empresa tradicionalmente regida por super válidos ingenieros estaba ahora en manos de politicuchos tratando de rascar del pastel.

El sistema financiero al que vamos va a ser de mercado, de mercado radical sin cortapisas. Si eres de los despistados que creen que vivimos en una economía de mercado, en unos años creo que vas a alucinar. En ese escenario la única métrica interesante será la cantidad de valor que entregues al más bajo coste. ¿No debería ser esta la única métrica siempre?

Va a llegar mucho dinero a Bitcoin durante los próximos meses y los precios actuales resultarán ridículos al lado de los que tendremos, al igual que los de mi cartera ficticia de hace 8 meses, resultan ahora ridículos también.

En ese escenario la deuda pública va a tener problemas para ser competitiva a los tipos de interés actuales. Sólo hace falta que el mercado comprenda el poco riesgo que tiene Bitcoin. (desgraciadamente todavía hay una gran cantidad de personas que confunden riesgo con volatilidad). Con una deuda pública al filo del abismo, el euro y el dólar lo estarán también y con ellos los negocios que han ganado a base de arrimarse al sol del sector público.

Asociacionismo vs individualismo cooperativo


Pero dicho esto, hoy quería comentaros otra nueva idea relacionada con cómo nos hemos estado comportando porque con frecuencia leo a algunos rebatir los argumentos de su interlocutor online como auténticos robots. Se les ha metido X idea en la cabeza, con frecuencia socialmente aceptada y no dudan en repetirla sin ton ni son como si a base de repetirlo pudiese convertirse algo en verdad.

Y con esto me refiero no solo a argumentos relacionados con Bitcoin sino con otro montón de cosas.

Mi opinión es que en una economía socialista como lo es todavía la actual, tener opiniones socialmente aceptadas tiene con frecuencia retornos superiores a los que tiene pensar por uno mismo.

Defender lo socialmente aceptado ha tenido ventajas porque asociándote podías obtener retornos superiores a los resultantes de llevar la contraria al mainstream. La asociación tiene mucho valor en un mundo socialista en el que además existen economías de escala derivadas de esa asociación.

En otras palabras, asociarse siempre ha tenido sentido evolutivo y por este motivo, la respuesta robótica es en realidad lo esperable. Es lo que yo llamo el fenómeno de los pelotas.

Pero el mundo de la criptografía y del empoderamiento individual es muy diferente. En este mundo una persona tiene el poder que antes tenían miles. Un equipo de 4 tipos pueden tumbar a una multinacional de miles con la ingeniería social correcta. Y con un dinero difícil de confiscar las capacidades defensivas del individuo son imposibles de vencer por muchos soldados que pongas juntos. Como tan bien explica mi libro favorito, cambia por completo la lógica de la violencia.

Creo que cada vez será un skill más deseable no tanto tu capacidad de aprender sino la de desaprender lo que creías saber, rechazar el impulso a contestar robóticamente (que por supuesto yo confieso también tener) y tratar de cuestionártelo todo con el fin de tomar las mejores decisiones.

Antes arrimarte al sol que más calienta (la palabra clásica para esto es la de chaquetero) podía ser muy beneficioso. En el mundo que viene sólo lo será exclusivamente nuestra capacidad para tomar las mejores decisiones.

Creo que los errores por acción u omisión serán caros exclusivamente para quiénes los cometan, no tendremos que pagarlos los demás.
 
Dado su entrenamiento, los más emprendedores serán los más beneficiados.
  1. en respuesta a Pedro 219
    -
    #4
    03/02/21 07:50
    Gracias, también he escrito sobre esto. Yo si vienen tiempos de cambio, me siento mucho más seguro invirtiendo en mí y en mi formación para precisamente prepararme para esos cambios, en las típicas acciones que tengan negocios a prueba de bombas y por supuesto bitcoin.
  2. #3
    03/02/21 06:06
    Sigo avanzando en tu interesantísimo blog.
    Apuntas: "Mucha gente sigue pensando bajo el prisma fiat. Por ejemplo, no me acostumbro a los sesudos análisis sobre la empresa X para ver si con ello la rentabilidad de mi cartera será un ¿1%? superior."
    Me veo identificado en ese grupo.
    Es que no veo una opción ganadora y sin demasiado riesgo.
    Es dificil salir del prisma fiat. Es en el que hemos nacido y en el que estamos inmersos.
    BTC es un "preadolescente" que no sabes en qué terminará.
    Aun poniendo esperanzas y una parte razonable de energía (medida en €) en ese nuevo paradigma, tenemos que seguir sobreviviendo en éste, y aunque no confío en el fiat, o precisamente por eso, la alternativa actual que veo es tener activos y/o promesas de activos que en caso de un cambio monetario o similar, sigan teniendo algo de respaldo "real" detrás.
    Me fío más (aunque no demasiado) de una acción o de una plaza de garaje, que de un fajo de billetes o demasiado saldo en el banco.
    El dilema de susto o muerte.
    Supongo que la mejor opción es jugar con varias barajas: fiat, activos "reales" y cripto

    Saludos y gracias por todo lo que aportas


  3. en respuesta a Rafamacias
    -
    #2
    02/12/20 05:59
    Gracias!

    Sí, yo le conozco y de hecho colaboré en la edición de su famoso libro.

    Tiene como cualidad que no le para nada a la hora de compartir sus ideas pero por otra parte, creo que está demasiado cerrado a otras nuevas. Las suyas lo son para muchos pero tengo la sensación de que se ha acomodado y estancado en su recién estrenado status de influencer
  4. #1
    01/12/20 19:55
    Enhorabuena, otro artículo diáfano (chirría por esa cualidad) de lectura rápida y eficaz.

    Por cierto, ya conozco (no en persona, claro) a Saifedean Ammous por 2 entrevistas de Max Keiser en su canal de RT. No tiene desperdicio.

    Saludos